En el barco de Militao

Sinceramente, no esperaba verme subido en este barco. Hasta hace apenas un mes, las apariciones de Eder Militao en el Real Madrid me dejaban dudas sobre su rendimiento y si podía dar el nivel que exige la camiseta blanca. Dudas disipadas. Liverpool, Barça, Chelsea son la máxima exigencia y el brasileño lo ha bordado. Ha emergido con una fuerza y con una jerarquía tal, que no solo me hace pensar en ser un futbolista muy aprovechable para la plantilla, sino en la posibilidad de que sea central titular del Madrid para muchos años. Su capacidad para la anticipación, para el juego aéreo y para la corrección a campo abierto es brutal. Además, ha demostrado tener una gran personalidad competitiva.

Debe seguir insistiendo en mejorar en la construcción de los ataques y en los desplazamientos en largo, pero ahí hay central de los buenos. Veremos quién queda en esa posición para la temporada que viene ante las dudas sobre la continuidad, tanto de Sergio Ramos como de Varane, una pareja ya legendaria en el club y cuyo rendimiento será casi imposible de igualar. Seguramente llegará Alaba, Nacho continuará, otro futbolista que siempre saca buena nota y el propio Militao, cuyo crecimiento ha sido espectacular. Lo primero que llega en el horizonte no es cualquier cosa, la posibilidad de llegar a otra final de Champions para este grupo tan exitoso. Zidane deberá hacer malabares, una vez más, para configurar una zaga de garantías.