Haaland, Mbappé, Cristiano y el Madrid

Lo que hay de consistente en la posible vuelta de Cristiano al Madrid es que Mendes, su agente, le ha ofrecido esa posibilidad a Florentino. La Juve pensó que fichar a Cristiano era lo único que necesitaba para ganar la Champions, pero en fútbol dos y dos sólo suman cuatro de cuando en cuando. Han pasado tres de los cuatro años de contrato y aunque ha marcado 90 goles en 100 partidos y en esta temporada lleva 30, las miradas se han vuelto hacia él. Se considera que ha defraudado las expectativas. A su vez, él se siente defraudado por el equipo en el que a su vez confiaba para reconquistar la orejona y pasársela por la cara a Florentino.

También a Florentino le ha ido mal sin Cristiano. No se le ve fuste para pelear la Champions, aunque este año todavía está ahí. La renovación fracasó. Lo más solvente del equipo son los supervivientes: Carvajal, Varane, Sergio, los tres medios y Benzema. Añada, si quiere, a Courtois, ni mejor ni peor que el que se fue. Hasta los suplentes válidos (Nacho y Lucas) son de ese tiempo. Lo demás o hace un apaño, como Mendy, o da el cante. Bale se sumió en dolores y melancolías y el paso adelante de Benzema le ha servido para ser, por sí mismo, toda la delantera. El resto entran y salen sin dejar nada. Hazard vino con 28 años, ya tiene 30 y le seguimos esperando.

Por ahí andan Haaland y Mbappé, pero entrampado en grúas no se le ve al Madrid músculo para ir por ellos. La Juve pagó 100 millones por Cristiano, al que contrató por 4 años. Tres los ha amortizado, así que su precio debería ser 25, o de ese orden. De modo que salvo que fueran alcanzables Haaland o Mbappé, ahí hay un goleador de tronío a mano. Se haría raro, no hay precedentes, y el sueldo habría que rebajarlo, como tendrá que hacer Messi en el Barça. Pero no es disparatado. Imagino a Florentino haciendo encuestas sobre ello. En la de AS, las opiniones empataban. Claro, que su zona de juego es la de Hazard, del que seguimos pendientes.