Casemiro ya es el jefe

En su sexta temporada consecutiva en el equipo, Case ya para, templa y manda como un verdadero maestro, y se ha convertido en el referente para todos los demás jugadores en el Real Madrid. El miércoles, en el silencio del estadio de la Atalanta, cuando el equipo afrontaba lleno de bajas e incertidumbres su vuelta a la Champions League, se escuchó desde el inicio la potente voz del brasileño, ordenando y alentando sin parar. La colocación, los apoyos en la salida del balón, el avance para la presión, los repliegues, todo lo iba cantando Casemiro: "¡Luka, aquí!"; "¡Marco, ve ahora!"; "¡Vini, vuelve!"; "¡Rafa, portero!"; "¡Toni, estoy!"… Supervisaba todas y cada una de las acciones de sus compañeros como un afanoso capataz dirigiendo su cuadrilla.

Desde que jugase con Benítez sus primeros partidos (curso 2013-14 con Ancelotti aparte) y fuera ascendido a titular por Zizou, su crecimiento ha sido imparable, pasando en estos años de meritorio a capitán general. La prolongada ausencia de Ramos le ha hecho dar otro paso adelante en el liderazgo y se ha descubierto una indiscutible capacidad de mando y autoridad sobre el resto. Cuando azuza a un compañero, cuando grita, cuando exige, todos lo reciben como un estímulo positivo porque saben que quien les achucha es el primero en dejarse todo. Respeto, se llama.