El ático

Queridos seguidores jóvenes del Atlético de Madrid, quería recordaros que hace veinte años estábamos en Segunda División. Y lo hago con todo cariño para que os deis cuenta de la magnitud de lo que está sucediendo en nuestro club últimamente.

En estos veinte años nos hemos instalado en lo más alto del fútbol europeo y mundial. Apenas veinte años, que veinte años no es nada, que febril la mirada... Así que yo mismo pienso esto de vez en cuando, y se me dan vuelta los ojos al ver la tabla de la Primera División y los cruces en Copa de Europa.

Los jugadores del Atlético celebran un gol.

Queridos seguidores jóvenes del Atlético de Madrid, hace no muchos años habríamos estado nerviosos y pendientes del sorteo para intentar llegar a unas semis de Copa del Rey, y tanto ha cambiado el cuento que ahora a muchos les parece que sería una pequeña piedra en el zapato tener que compaginar Copa con Liga y Champions. Yo todavía no soy del todo así porque adoro la Copita, y sigo pensando que el Atleti es y será un equipo copero. Pero reconozco abiertamente que la Liga y el Chelsea bastante trabajo nos van a dar en los próximos meses como para tener que preocuparnos por un tercer torneo, aunque sea tan hermoso como nuestra Copita.

En el distrito de Chelsea, en Londres, tienen que estar contentos cada vez que miran la clasificación de la Liga española, segunda mejor liga del mundo, porque ellos, lógicamente, pensarán que la mejor es la suya. Yo, con mucho romanticismo, pienso que la suya puede que no sea la mejor, pero desde luego sí creo que es la más hermosa.

Así que disfrutemos del dulce momento que estamos pasando y agradezcamos que un señor se haya encargado durante los últimos diez años de darnos eso que andaba buscando toda la masa social. El señor Simeone nos ha puesto un piso, nos ha comprado un ático en la mejor y más cara zona de la ciudad, y allí, desde lo más alto, vemos la vida pasar mientras cantamos juntos "que veinte años no es nada, que febril la mirada...".