Sainz pierde a la lotería

Carlos Sainz dejó su sello en la última etapa del Dakar, se pegó el gustazo de lograr su tercera victoria parcial en el cierre de la edición 2021, que ha culminado en el tercer escalón del podio, un buen resultado que, sin embargo, “sabe a poco” para un campeonísimo como 'el Matador'. El título se lo ha llevado Stéphane Peterhansel, que suma así su 14ª corona en el desierto, por algo le apodan ‘Monsieur Dakar’. El francés ha dominado la general con un solo triunfo de etapa, menos que sus dos rivales directos, cinco (más el prólogo) de Nasser Al Attiyah y tres de Sainz, pero ha confirmado que lo importante de esta aventura es mantener la regularidad. Peterhansel no se ha salido ningún día del top-4, y eso equivale a éxito en una competición que no sólo se decide con la velocidad del pilotaje, también con la navegación y las averías.

Hay una imagen viralizada de Carlos Sainz y Lucas Cruz que explica la razón de su caída en la clasificación. En ella se ve al Mini dando vueltas, cambiando varias veces de dirección. “Nos costó entender el roadbook”, se lamenta el madrileño, que ha comparado el libro de ruta con “la lotería”. En la pasada edición, la primera en Arabia Saudí, las críticas fueron a la inversa: la carrera resultó rápida porque la organización no había tenido tiempo para complicar las etapas. El trazado de 2021 ha virado al otro extremo, una circunstancia que no ha agradado al triple ganador del Dakar: “No puede ser que todos los días esté todo el mundo perdiéndose”. Unos más que otros, podríamos añadir. Sainz cedió dos jornadas de media hora y ahí se despidió de sus aspiraciones de triunfo. Independientemente de la incidencia que haya tenido el roadbook, lo cierto es que fue igual para todos. Y también que el campeón lo hizo con el mismo coche que el español. Hay que felicitar a ‘Monsieur Dakar’. Y también a Carlos, que nunca se rindió aunque rozara la desesperación. Jugó a la lotería, pero esta vez tocó perder.