Balones a Koundé como si fuera el Príncipe de Bel Air

El Sevilla cayó ante el Atlético de Madrid confirmando que es mejor que sus iguales pero peor que sus superiores. Lo que funciona contra equipos como el Villarreal y la Real Sociedad se queda corto en escenarios como el Wanda, donde medio fallo es castigado con dos goles y donde para marcar hay que madurar la jugada como si de una faena taurina se tratara. Y torero, torero, en el Sevilla ayer sólo estuvo Koundé.

La serie 'El Príncipe de Bel Air' dejó una escena icónica en la que el entrenador Smiley explicaba a su equipo de baloncesto lo que hacer durante el partido: "Balones a Will". En ello debió incidir Lopetegui, en que todos los balones fueran para Koundé, el auténtico crack de un Sevilla en el que harían falta tres o cuatro como el francés para mirar a los ojos al Atlético.