Zidane se pasa de frenada en Mestalla

En su afán por mantener en la medida de la posible el equilibrio de la caseta el técnico francés está poniendo en el campo a jugadores que no están en condiciones de jugar en el Real Madrid. La pócima que ha hecho de Zizou un entrenador ganador se está agotando esta temporada porque hay futbolistas que se han abandonado de manera clara y que sufren cada vez que tienen que defender el escudo.

Con la ausencia de Casemiro y el parón de selecciones la elección del once titular fue un fallo grosero del entrenador. Es cierto que el inicio fue bueno y que hubo decisiones controvertidas que desnivelaron el partido, pero la imagen del equipo en la segunda parte fue deplorable. No fue falta de actitud porque cada uno corrió lo que pudo, fue algo peor: incapacidad manifiesta para mantener el nivel mínimo que se exige para poder jugar en el Madrid. Y Zidane, a estas alturas, tiene que ser el primero en detectar que algunos de sus futbolistas admirados y mimados ya no merecen sus desvelos.