Recta final con acento esloveno

El Tour de Francia entra en su última semana y, salvo sorpresa mayúscula, el ganador será un esloveno. Roglic es el actual líder, pero la renta que tiene con su compatriota Pogacar no es suficiente, ni mucho menos, para pensar que ya tiene la carrera ganada. Las etapas claves serán las de mañana, con final en el Col de la Loze, y la contrarreloj de sábado. En teoría Roglic es muy potente en esta modalidad, pero ya vimos como en 2018 perdió el tercer cajón del podio en favor de Froome. Las piernas, y también los nervios, tienen mucho peso a estas alturas. No cabe duda de que los rivales le tienen respeto, y más todavía a su equipo, el Jumbo. Antes el Sky (actual Ineos) también tuvo esa superioridad.

En el caso de equipo británico, era habitual el trabajo durante el día para que luego su líder, Froome principalmente, atacara a cuatro o cinco kilómetros de meta. Ahora Roglic lo hace a uno o menos. El esloveno va bien, eso está claro, pero tampoco le han probado con dureza sus máximos adversarios. Es probable que pienso que atacando a esa distancia le sirva. La lucha también será emocionante por el tercer lugar, ya sin opciones para Quintana y Bernal, que aun así pueden animar la carrera en busca de etapas. Enric Mas, que cada día mejora, y Landa, expectantes.