El entrenador que hay en él por fin ha visto la luz

Para mí fue un momentazo. Uno de esos cinco que te vienen a la mente cuando echas la vista atrás en tu trabajo. Estábamos sentados en Central Park, en el rincón de Nueva York que el propio Raúl había elegido para hacer la entrevista. Era el verano de 2016. Tebas le había reclutado como Country Manager de LaLiga. Porque Raúl, aparte de alma del Madrid en el campo, ha sido luego cabeza pensante de un proyecto deportivo (en el Al Saad catarí) y hábil hombre de despacho que se desempeña con soltura en inglés (de la mano de LaLiga)...

¿Hay un Raúl entrenador?, le pregunté entonces. "Mucha gente a mi alrededor me dice que sí. Yo todavía no lo he sacado del todo. Pero cuando estoy en el campo, con los chavales, disfruto mucho. Eso sí lo puedo decir. Así que tendré que hacer caso a los que me conocen. Habrá que esperar a ver si sale o no...". Hace cuatro años de aquello. Él no lo tenía nada claro y fue sincero. El martes, viéndole saltar eufórico junto a sus futbolistas, recordé aquellas palabras suyas y comprendí que el Raúl entrenador acababa de ver la luz. No hay más que sentarse una hora con él, en cualquier rincón escogido, para entender la determinación que hay detrás de su mirada. Si ha dado el paso es para triunfar.