Vuelve el ‘Continental Circus’

Durante décadas, al Campeonato del Mundo de motociclismo se le conoció coloquialmente como ‘Continental Circus’. Los motivos eran obvios ante la propia denominación: una especie de circo ambulante que recorría el continente europeo para disputar sus grandes premios. Algo similar ocurría con la Fórmula 1 en los albores de la categoría reina del automovilismo deportivo. Era lo que había y nadie tenía mayores aspiraciones, carreras en Europa porque en aquellos años 50 la movilidad y la logística distaban mucho de las actuales, así que tocaba competir en circuitos que después se convirtieron en legendarios precisamente por su importancia en una época irrepetible. Lo trascendental fue que el deporte recobraba protagonismo después del desastre de la Segunda Guerra Mundial.

Se trata de un planteamiento válido para la situación que nos toca vivir. No pretendo comparar la pandemia del coronavirus con un gran conflicto bélico, pero sí estamos afrontando un escenario que, al menos por el momento, se presenta bien diferente al que conocíamos. MotoGP y F1 se centran en Europa por razones sencillas de entender, veremos si más adelante es posible recuperar escenarios lejanos. Por ahora, la programación que proponen los promotores de ambos certámenes es más que digna, sobre todo considerando la gravedad de lo acontecido y lo nefasto de las expectativas hace tan solo unas semanas. Salvar los campeonatos es lo esencial, el pilar para pensar en un 2021 mucho más ambicioso en todos los sentidos.