Un colegiado de la máxima confianza

Pitar una final siempre es motivo de orgullo. Ese bien puede ser hoy el sentimiento de José María Sánchez Martínez por ser el designado para esta final de la Supercopa de España que Real Madrid y Atlético disputan esta noche en Yeda. Tiene experiencia en dirigir un partido de Supercopa: arbitró la vuelta de la última edición que se disputó a doble partido: el 2-0 del Madrid al Barça en el Bernabéu.

El murciano, de 36 años, es un árbitro de la máxima confianza y tiene todo para instalarse en la élite del arbitraje internacional. No lleva muy bien las protestas de los jugadores y muchas veces se encara con ellos, cosa que tiene que corregir.

Sánchez Martínez.

En este tipo de partidos es importante saber dónde pone el listón de la primera tarjeta. Sánchez Martínez cuenta con el reconocimiento por parte de los jugadores, cosa que se gana con buenas actuaciones.

Estará ayudado por el gallego Iglesias Villanueva en el VAR. Muchas veces se hace complicado el entender si toda una final es partido propicio para dar premios más que ponderar la calidad. Esperemos que el VAR no tenga que intervenir y que veamos una espectacular final.