Nadal vuelve a ser humano

"Es la pregunta más estúpida que jamás he escuchado”. Así respondió Nick Kyrgios, con su grosero estilo habitual, a un periodista que le preguntó sobre las opciones de su compañero Alex de Miñaur en un hipotético duelo contra Rafa Nadal en las semifinales de la ATP Cup. Alex, allí presente, no pudo evitar la risa ante el firme apoyo de su compatriota. Kyrgios, que no mantiene precisamente una relación cordial con Nadal, fomenta la confianza en su equipo, a pesar de los recientes números del líder mundial. Y habrá aumentado más después de que David Goffin rompiera ayer una racha de 16 triunfos consecutivos del español, que a su vez sólo había encajado dos derrotas en 49 partidos tras el Madrid Open, allá por mayo. En la última Copa Davis, Rafa condujo a España a la victoria final con su participación en ocho de los once puntos de la Selección, cinco individuales y tres en dobles. De su raqueta brotaron tres decisivas remontadas. En esta Copa ATP llevaba un camino similar hasta que Goffin demostró que el número uno también es humano. Para regocijo de Kyrgios.

La Australia de Kyrgios y De Miñaur, anfitriona de este invento por equipos creado celosamente por la ATP a imagen de la Davis, será hoy la rival de España en las semifinales, con un Nadal que exhibió ante Bélgica más debilidad que de costumbre, pero mantuvo el corazón y la ambición de siempre para remontar un cruce que se puso muy oscuro. La distancia geográfica y el cambio horario, unidos a esa sensación de bucle que provoca ver otro evento por equipos sólo un mes y medio después, y a que este grupo no tiene el refrendo oficial como selección del país, ha reducido el seguimiento y el interés de la ATP Cup en comparación con la Copa Davis, al menos en España y en Europa. Aun así, llegados a este punto, habrá que animar a este Nadal Team, que tanto coraje pone a todo lo que hace.