Cholo, Gabi, Thomas y el pressing

La asignatura pendiente de Simeone es el FC Barcelona. Sobre todo en el campeonato liguero (no le ha ganado ninguno de los 16 partidos en que se han enfrentado), porque de la Champions le eliminó en cuartos en 2014 y 2016. Y le superó en aquellas eliminatorias porque ordenó a sus jugadores presionar al Barça en su campo. En la mayoría de esos partidos ligueros Simeone minimizó riesgos para evitar una goleada culé. Por eso, casi siempre planea un repliegue intensivo y le espera en campo propio, sin apenas presionarle. Y en ese escenario el Barça está comodísimo.

Hubo un partido en el Camp Nou en el que Simeone dejó decidir a Gabi y a Godín dónde presionar. Fue el último Barça-Atleti del último gran capitán colchonero. Godín y Gabi son dos de los grandes artífices del triunfo del cholismo. A veces parece que todo el mérito de los éxitos del Atleti en el último decenio es única y exclusivamente del Cholo, pero sin jugadores como Gabi y Godín (y Juanfran, Filipe, Tiago o Raúl García) habría sido imposible. En aquel partido, el Atleti podía pelear por LaLiga si ganaba en el Camp Nou, pero perdió 1-0 (gol de Messi en el minuto 26) y no tuvo nada que hacer tras ese partido en el que el Barça ganó media Liga. Gabi y Godín decidieron ir a presionar al Barça, pero Simeone dio una contraorden en el descanso y el equipo se quedó en campo propio en repliegue intensivo.

En las semifinales de este interesante nuevo formato de la Supercopa de España, el Cholo debería ir a presionar al Barça en su zona de iniciación. Ya no están Gabi y Godín (¡y se les echa de menos!), pero Thomas y Felipe también pueden empujar al equipo arriba a hacer pressing.