Fede Valverde por Pogba

Estamos en la época de la simplificación a ultranza. Twitter da 280 caracteres para expresarte y las escenas de la series son cada vez más cortas. El texto de los libros infantiles se ha reducido de forma drástica comparado con lo que había antes y, en las empresas, se pide mucha concisión en los emails. Hasta en la política ha desaparecido la explicación de las ideas. Todo en la vida tiene que ser ahora fácil y entendible a la primera, sin tener que activar un par de neuronas. Por ello, para analizar y definir la sorprendente (para la mayoría de la gente que sigue el fútbol) y brillante irrupción de Federico (bonito nombre, por cierto) Valverde, se usa lo más práctico y lo más simple.

Me explico: como Zidane no consiguió que le trajesen a Pogba, ha creado otro Pogba poniendo a Valverde. La idea seduce por su accesibilidad. Sin embargo, la realidad es un poco más compleja. Zizou no está empleando un "Pogba low cost", tal y como se comenta en los últimos días, sino que usa una nueva fórmula que reparte entre Kroos y Valverde las características que hubiera aportado el jugador francés del United. El alemán se proyecta más hacia adelante y tira más a puerta y el uruguayo pone su potencia física. Este es también el papel de un gran entrenador.