El discurso guionizado de Murthy

El presidente del Valencia, llámese en la actualidad Anil Murthy, no podía estar más tiempo sin dar ni una explicación a todo lo que viene pasando en el club desde verano. El presidente del Valencia, en este caso concreto Anil Murthy, tenía que elegir entre ‘susto o muerte’ a la hora de contar su versión de los hechos y se decantó por lo primero, que era conceder una entrevista guionizada a los medios oficiales del club, con preguntas y respuestas de laboratorio y con la venia de Singapur. Cualquier otro foro que diera lugar a la réplica en las preguntas y a la improvisación en las respuestas hubiera sido ‘muerte’, porque se puede aprender castellano pero lo de tener ‘tablas’ viene de serie y Murthy, así lo dicen los hechos, no está hoy para dar una rueda de prensa, lo cual resta valía para ejercer de presidente del Valencia.

Continente al margen, la entrevista no estuvo vacía de contenido. Otra cosa es la credibilidad que el medio y el protagonista le genere a cada lector. Pero Murthy, en verdad, habló de los temas sobre los que cualquier periodista le hubiera preguntado (cada uno con su enfoque, claro), es decir, la salida de Marcelino, Alemany, sus gestos en Mestalla, Cañizares, si Lim quiere vender, la figura de Celades... De ahí que, continente al margen, la entrevista tuviera interés.

Sobre el adiós de Marcelino, me quedo con un poco de la verdad de uno y la de otros. Yo sí creo que el detonante del distanciamiento (que no es lo mismo que la causa final) fue no tirar la Copa como quería Lim. Pero hay que reconocer que a Marcelino se le fue con la comparación del 'cangrejo'. Pero, causas al margen, alguien debería explicarle a Lim que el Valencia que aspira tener la afición de Mestalla (no los que ellos creen que conspiran sino los 40.000 que nunca fallan) se acerca al que tenían con Marcelino y Alemany. De ahí el malestar.