Competición
  • Clasificación Eurocopa

Modo Autopilot

LaLiga cogió velocidad de rotación (Vr) y ya ha despegado. Ha terminado el incomprendido parón de selecciones. Ha finalizado la primera ronda de Champions para ambos fútboles e incluso Marcelino fue quemado en la particular Falla de Peter Lim. En Champions, las cosas han ido muy bien para los equipos españoles. El Atlético de Madrid no tuvo problemas para acabar con el Spartak Subotica y el Barça hizo lo propio con las italianas de la Juventus. Para ellos, la cosa no ha ido tan bien: el Barça sufrió más de lo esperado; el Valencia volvió a sorprender, esta vez para bien; el Atlético de Madrid no pudo escenografiar la vendetta italiana; el Real Madrid pensaba que con el modo Autopilot ON sobrevolaría París pero entró en pérdida. Zidane tendrá que saber como maniobrar para salir de la pérdida (siempre son muy peligrosas). Si no pones morro abajo y metes potencia para coger impulso, el avión empieza a temblar y caes al suelo sin piedad. Hay que saber lo que hay que hacer para salir de una pérdida. Zidane no era The Best cuando ganaba Champions en Modo Autopilot, ni es The Worst cuando parece que se va a calar el motor y el mecánico Casemiro evita que el equipo entre en fase de mantenimiento en la planta de montaje de Sevilla.

Cada Liga nos vuelve a sorprender con algo que pensábamos que nunca podría ocurrir. Entrenador exitoso a la calle, cazatalentos sin funciones, una futbolista americana que prefiere jugar en España antes que convivir con Donald Trump. ( I get it…). Lo que no sé si The Best Megan Rapinoe sabe que en España damos un pasito adelante y dos hacia atrás respecto al fútbol femenino, si no cuesta entender como no pudimos ver el Barça-Atlético por TV. Un partidazo que los amantes del fútbol nos perdimos. Era un partido de los buenos, repleto de jugadoras internacionales (hasta 37) entre dos grandes del futfem, para ver los nuevos fichajes, para comprobar el nivelazo del campeonato, y para dar un empujoncito más, pero no. Otra vez nos quedamos a medias. Mucho que aprender, de nuevo, de otras ligas como la inglesa o la alemana para seguir creciendo y aprovechar la inercia del fútbol femenino para competir también como ellos en Modo Autopilot.