Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Europa League
Copenhague Copenhague CPN

-

Lugano Lugano LGA

-

APOEL APOEL APO

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Rennes Rennes REN

-

Celtic Celtic CLT

-

Cluj Cluj CFR

-

Lazio Lazio LAZ

-

Standard Standard SDL

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

Arsenal Arsenal ARS

-

LASK LASK

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Dinamo Kiev Dinamo Kiev DKI

-

Malmö Malmö MAL

-

Basilea Basilea BSL

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

PSV PSV PSV

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

CSKA M. CSKA M. CSM

-

Oporto Oporto OPO

-

Young Boys Young Boys YB

-

M. United M. United MNU

-

FC Astana FC Astana AST

-

Partizán Partizán PTZ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Gent Gent GNT

-

Saint-Etienne Saint-Etienne SET

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

Besiktas Besiktas BES

-

B. MGladbach B. MGladbach BMO

-

WAC WAC

-

Roma Roma ROM

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Wolves Wolves WVH

-

Braga Braga BRG

-

Rangers Rangers RAN

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Wolfsburgo Wolfsburgo WOL

-

Oleksandria Oleksandria OLK

-

LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Sportivo Estudiantes Sportivo Estudiantes CSE

-

Barracas Central Barracas Central CAB

-

FINALIZADO
Godoy Cruz Godoy Cruz GOD

0

River Plate River Plate RP

1

Nadal, pista libre a la eternidad

Rafa Nadal disfruta. Y Nueva York y todo el mundo con él, que para eso la Gran Manzana es el epicentro del movimiento de la tierra. Con 33 años, el físico afinado como si tuviera 20 (la nutrición ha pasado a estar también en el centro de su preparación), la despreocupación del que ya lo tiene todo hecho después de haberse escapado tantas veces del infierno, la pasión competitiva intacta que aplica igual al parchís contra la gente de su equipo que a la final de un ‘grande’ y el ansia mitigada porque Carlos Moyá metió en su cabeza la importancia de los descansos, Nadal se ha plantado otra vez en la final del US Open. Un torneo con el que redondeó el sagrado círculo de los cuatro Grand Slams en 2010. Un sitio en el que, a pesar del barullo, se siente cómodo.

El cuadro se le ha ido allanando, pero la suerte es para el que la trabaja. Y Nadal llegó a Flushing Meadows perfecto. Lo que otras veces le pasó a él, entrar en el final de temporada machacado, le ha ocurrido a Novak Djokovic, que en 2018 protagonizó una segunda parte de curso brutal que ahora pesa como un lastre y pasa factura. Los demonios vuelven a rondar por la mente del serbio. Y Roger Federer, con 38 años, no puede ser eterno. Nada lo es. El último Grand Slam del suizo data de Australia 2018. Si Nadal frena al peligroso Medvedev en la final, se colocará a un solo ‘grande’ de los 20 del genio de Basilea. Y en Roland Garros parece que puede ganar hasta que quiera. Nadal sonríe. La pista para despegar hacia la eternidad se despeja. Es hora de volar.