Arenas de aquí y de allá

Unos cuantos estadios incluyen en su nombre la palabra "arena", y quizás algunos aficionados se pregunten a qué se debe. Tenemos por ejemplo el "Oracle Arena" (Warriors, NBA), el "Allianz Arena" (Bayern Múnich) o el "Ámsterdam Arena" (Ajax), denominado ahora "Johan Cruyff Arena".

El origen remoto de esto se halla en los circos romanos, cuyos suelos se cubrían de arena; y de ahí decimos "bajar a la arena" para expresar "enfrentarse a la realidad" o "luchar por algo". De hecho, el Diccionario académico le añade a "arena" esta acepción: "En un circo, anfiteatro o recinto similar, lugar del combate, lucha o espectáculo".

En inglés (y en portugués), el vocablo "arena" adquirió un papel mayor en su designación del todo (no sólo del suelo), y pasó a significar también "estadio", como bien recoge el diccionario Collins.

En la actualidad la palabra "arena" se usa principalmente en inglés para nombrar recintos cuyas gradas están techadas y cerradas, con aspecto de óvalo o redondel.

No hay nada que oponer a tal uso de "arena" en los países anglosajones. En su vocabulario está. Pero de momento no se me ocurre algo que justifique su empleo en España, como sucede con el Madrid Arena (en la Casa de Campo de Madrid) o el Palma Arena (Mallorca), entre otros. ¿Puede deberse a cierto papanatismo español?

Tal vez sí, porque "arena" es palabra ajena a nuestra lengua con ese sentido, y puede sustituirse por "estadio" sin problema; o "anfiteatro" si se desea señalar su forma ovalada o circular, con gradas cerradas. Incluso "pabellón" (aunque con esa acepción no esté consignado aún en el Diccionario).

Un caso curioso es el del recinto de Vitoria que se llamó en su momento "Araba Arena". (En la actualidad el pabellón se denomina "Fernando Buesa Arena"). En euskera, el sufijo -rena implica propiedad, equivalente en castellano a la preposición "de". Así, "pilota hori zure arrebarena da" significa "esa pelota es de tu hermana". Y por tanto, el accidental juego de palabras "Araba Arena" (Arabarena) significa en euskera "de Álava".

Por otro lado, se incurre en anglicismo sintáctico al situar en español ese "Arena" detrás del nombre propio. En inglés se diría "Bernabéu Stadium" y "Meliá Hotel"; pero en nuestro caso corresponde "Estadio Bernabéu" y "Hotel Meliá". Por tanto, sería mejor "Arena Madrid" que "Madrid Arena".

Por si fuera poca tanta incongruencia, "arena" debería pronunciarse, cuando se trate de un recinto con nombre en inglés, algo así como "arina". Pero esto, claro, ya es "arina" de otro costal.