Competición
  • Champions League
Champions League
APOEL APOEL APO

-

Ajax Ajax AA

-

LASK LASK ASK

-

Brujas Brujas BRU

-

Cluj Cluj CFR

-

Slavia P. Slavia P. SLP

-

"Jazár" o "Asag"

El inglés lo domina todo, ayudado por nuestro complejo de inferioridad ante la cultura anglosajona. Incluso el nombre del segundo técnico de la selección, el barcelonés Robert Moreno, se ha pronunciado a menudo estos días como "Róbert", en vez de la acentuación aguda que corresponde a ese nombre catalán ("Robért").

Del mismo modo, los periodistas españoles hablan del nuevo fichaje del Madrid, Eden Hazard, y pronuncian "Jazár" (a veces, "Jasár"), aspirando la hache. Y "Éden" en vez de "Edén".

Sin embargo, el delantero belga lleva un apellido que se pronuncia en francés (su lengua) como "Aság": con la hache muda, con una ese muy tenue y con la erre final gutural (parecida a una ge suave).

La errónea hache aspirada (una especie de jota ligera) puede tener sin embargo cierta lógica, porque en inglés correspondería articular de ese modo tanto la palabra "hazard" (que en aquel idioma significa "peligro", "riesgo") como el apellido "Hazard" (que se extendió además por el Reino Unido y Norteamérica). Pero entonces no encajaría el resto de la pedestre pronunciación que por aquí se estila. Lo adecuado en inglés para "hazard" sería algo parecido a "Jásed", siempre teniendo en cuenta que la transcripción de nuestras vocales y consonantes no se corresponde con la pronunciación exacta en inglés.

Curiosamente, en francés existe la palabra "hasard", muy parecida a "Hazard", con la cual nuestros vecinos expresan la idea de "suerte" o "suceso imprevisto". Por tanto, en inglés "hazard" ("peligro") no equivale al "hasard" francés. En esta lengua "peligro" se dice "danger".

Obviamente, los términos inglés y francés "Hazard" (nombre propio) y "hazard" o "hasard" (nombre común) están emparentados con nuestro "azar" ("casualidad", "caso fortuito"), que procede del árabe "al zahr": "dado".

El apellido del futbolista puede tener también origen árabe, pero acaso esté emparentado (según otras teorías) con el apellido flamenco Haesaert (el flamenco es uno de los idiomas que se hablan en Bélgica).

He visto algunas declaraciones de Thibaut Courtois en las que éste mencionaba a su amigo, compatriota y compañero de selección como "Aság", con la pronunciación ya referida. Y a continuación, el periodista español seguía preguntándole por "Jazár", como si no le hubiera escuchado.

Al presenciar esas situaciones, el público puede obtener la idea de que muchos informadores no respetan los nombres originales de cada cual, a mayor gloria de lo que les suene a inglés.

Al menos, Robert Moreno entenderá con todo esto que la mala pronunciación de su nombre no es un asunto personal, sino algo peor: una simple cuestión de ignorancia.