La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

¿Sabrías cómo encordar una raqueta por ti mismo?

Encordar raqueta

Carlos Coll

Descubrimos, de la mano de un auténtico experto de los cordajes, todos los secretos que se esconden detrás de un encordado de máxima calidad.

Al comienzo de nuestra aventura en La Magia del Tenis, publicamos una entrada titulada ¿Cómo puedo saber qué cuerdas se adaptan mejor a mi juego?, en la que radiografiábamos por completo todas las características que podían presentar los cordajes y cómo influían en nuestro juego.

Hoy, vamos un paso más allá y entrevistamos a Juan Manuel Ruiz León (Huelva, 14 de abril de 1964), un empleado de banca, enamorado del tenis, que compró hace cinco años una máquina para encordar raquetas (Pro´s Pro TX-700). Hoy, nos explica con amabilidad las claves de su funcionamiento.

¿Es difícil encordar una raqueta?

"Complicación no hay mucha. Hay que tener paciencia, porque es un trabajo laborioso, y luego tener ciertas consideraciones", explica Ruiz. La complicación o, mejor dicho, los aspectos a tener en cuenta son "el patrón de la raqueta, el número de puentes que tiene y la tipología de encordado que te hayan pedido".

"El patrón de encordado es muy importante; una de 18x20 necesitará más cordaje que una de 16x16 (de patrón abierto). Sobre todo, hay que tener mucha consideración cuando hacemos el encordado a dos nudos Around The World (ATW); si el número de cuerdas horizontales es par, el cordaje horizontal se empieza distinto por arriba que por abajo, y si es impar, se empieza igual", detalla el entrevistado.

¿Qué tipos de encordado hay?

Encordado a dos nudos ATW nos puede sonar a chino. Preguntado acerca de las diferentes técnicas de encordar una raqueta, Juanma nos explica las dos que él utiliza principalmente. "Cuatro nudos y dos nudos ATW (un solo segmento de cuerda). Se puede hacer el dos nudos sin ATW, pero el ATW protege mejor el marco de la raqueta. A cuatro nudos es más fácil, dado que son dos trozos de cordaje; se encuerdan las verticales con un segmento de cuerda y luego las horizontales con otro segmento distinto (se utiliza en los cordajes híbridos). Siempre se empiezan por las verticales y luego continuamos con las horizontales. Las horizontales se comienzan a encordar siempre desde arriba hacia abajo, para mantener el punto dulce de la raqueta. En las verticales, depende del número de puentes; raqueta de tres puentes, empezamos desde abajo y cuatro puentes empezamos desde arriba".

Encordado Around The World

Encordado Around The World

Al principio de su periplo como encordador, Juanma optaba por anudar las cuerdas haciendo un nudo simple por partida doble, pero actualmente utiliza el nudo Parnell porque le resulta mucho más estético.

Nudo Parnell

Nudo Parnell

¿Qué precauciones debe tomar el encordador?

Hay veces que los cordajes duran menos de lo que deberían, y no precisamente por sus características. "Al encordar, siempre tenemos que tener mucho cuidado. Al traccionar sobre la horizontal no podemos hacerlo de golpe porque se origina abrasión en el cordaje por la fricción con las cuerdas verticales. Hay que hacerlo suavemente y dejando espacios. Muchas veces, cuando el cordaje da la vuelta en el canutillo, la cuerda se queda doblada y entonces hay que desenredarla antes de tirar, antes de que se forme un pliegue. Ese pliegue es una zona que está deteriorada y por lo tanto expuesta a que pueda romperse con facilidad", aclara Juanma.

Tiempo de encordado

El tiempo de encordado tampoco es excesivo, aunque el onubense nos cuenta que hay algunos factores que pueden retrasar la labor. "Normalmente, 35 o 40 minutos desde que empiezas a encordarla. Antes, hay que cortar el cordaje antiguo de la raqueta (en caso de que tenga) y luego calibrar la máquina con un dinamómetro; esto hay que hacerlo periódicamente para que la máquina siempre esté a punto. También depende del patrón y del cordaje; hay cordajes muy dóciles, cuyo encordado es muy fluido y otros, como los hexagonales que rozan mucho entre sí".

Raquetas Prince con O Ports

Boomerang en O Port

Boomerang en O Port

Algunas raquetas Prince, con aquellos característicos O Ports, son especialmente complejas de encordar, según Juanma. "Son más laboriosas de encordar porque hay que utilizar el boomerang, una herramienta creada específicamente para canalizar las cuerdas a través de esos inmensos ojales (O Ports). Los O Ports solamente se utilizaban por la marca Prince".

Boomerang Prince O Ports

Boomerang

¿Qué ahorro me supone encordar por mí mismo?

Preguntado acerca de la rentabilidad de una máquina de encordar, Ruiz lo tiene claro. "Sale rentable. El ahorro de mano de obra lo tienes hecho y el cordaje se compra en bobinas que no son muy caras; una bobina de buena relación calidad precio, de 55-60 euros, 200 metros de cuerda, aunque también puedes encontrar bobinas de casi 200 euros. Normalmente utilizamos de 11,5 a 12 metros por encordado; de cada bobina salen 15 o 16 encordados. El precio del cordaje, suele salir a cuartro o cinco euros el encordado, depende de la bobina que utilices. Al principio, mi hijo usaba una bobina de Pro´s Pro, que costaba unos 35 o 40 euros. Si encuerdas en un centro comercial, pagas el desplazamiento, la mano de obra y además no suelen tener tanta variedad de cordaje. La máquina se puede amortizar en menos de 3 años; esta me costó alrededor de 450 euros".

La motivación

Después de su brillante explicación, Juanma nos cuenta cómo surgió la idea de comprarse la máquina. "Empiezo hace unos cinco años, motivado por mi gran afición al tenis. Una vez vi encordar una raqueta y me gustó. Javi, mi hijo pequeño, estaba ya estaba compitiendo por entonces; rompía cordaje de vez en cuando y había que ir a algún centro comercial a encordar, con los inconvenientes que eso suponía. Casualmente, también conocí a una persona relacionada con el tenis, hice amistad con ella y fue quien me motivó a comprar la máquina", comenta Ruiz.

A día de hoy, Javier Ruiz Conde, hijo del entrevistado, entrena en el Real Club Recreativo de Tenis de Huelva y, a sus 16 años, es el cuarto mejor jugador de dicha provincia.

Javier Ruiz preparando una derecha

Javier Ruiz preparando una derecha

Cordajes preferidos

Además de encordar las raquetas de su hijo, Juanma también encuerda las de sus más allegados. "Generalmente, mis amigos del club me dicen que ponga el cordaje que yo crea conveniente; hay poca gente en el tenis amateur que defina modelo exacto o pida unas características específicas", explica.

Según Ruiz, lo que el tenista amateur prefiere es un cordaje que aporte confort. "Confort y, a veces, potencia (uno que despida). Durabilidad generalmente no; la gente del club no suele golpear demasiado fuerte y no juega a diario".

Por último, le preguntamos qué cordajes prefieren tanto él como su hijo. "Yo no tengo ningún cordaje favorito en particular; voy probando de todo, aunque me gusta el calibre grueso. El golpeo me es más agradable que con un cordaje fino. Javi, al principio, utilizaba el Pro´s Pro Plus Power, después utilizó uno que se llama Dyreex, que era un cordaje pentagonal, pero notó que apenas despedía y ahora está usando un Yonex Polytour Pro".

0 Comentarios

Normas Mostrar