Las lecciones de Lydia Valentín

Las lecciones de Lydia Valentín

Lydia Valentín volvió a proclamarse campeona de Europa. Ya tiene cuatro oros en la categoría de total olímpico y una colección de 29 medallas continentales, con las que supera la marca de Estefanía Juan. Lydia es una de las mejores deportistas españolas de siempre. No le hacían falta este récord ni estos recientes títulos para confirmarlo, pero sí son una buena excusa para recordarlo. El pasado mes de diciembre completó la Triple Corona, lo que además le sirvió para ser nombrada por su Federación Internacional la mejor halterófila del Mundo en 2017. Sólo otros 22 deportistas españoles, con 11 mujeres, reúnen Mundial, Juegos Olímpicos y Europeo en sus historiales. Las victorias y los reconocimientos se suceden y hacen justicia a la carrera de Lydia, taponada durante años por los hábitos tramposos de sus rivales.

Sus éxitos tienen un regusto especial, por lo que suponen de enmienda. Nadie le devolverá la foto del oro olímpico, pero cada vez que triunfa la admiración vale doble. Por lo que es y por lo que tuvo que ser. Lydia tira del carro de la halterofilia, pero en Bucarest no ha estado sola. La Selección se ha hinchado a colgarse medallas y nos ha presentado a un nuevo pionero: Josué Brachi, sevillano de 25 años, se erigió en el primer español de la historia en conquistar un oro en total olímpico (la suma de arrancada y dos tiempos), que es la modalidad que se computa en los Juegos. El propio Brachi puso un mensaje muy cariñoso y atinado tras el triunfo de la berciana: “Nuestra referente. El espejo en el que mirarnos todos los días. La que nos enseñó que podíamos ganar a cualquiera”. Esas son las lecciones de Lydia Valentín.

0 Comentarios

Normas Mostrar