Temas del día

Sí al tercer angoleño

Sí al tercer angoleño

Hace 25 años, la ACB tuvo un verano conflictivo. La historia es un eterno retorno. Los clubes pretendían la incorporación de un tercer extranjero. Y la Asociación de Baloncestistas se oponía con medidas que obligaron a suspender uno de los torneos preparatorios de España. La solución no llegó hasta quince días antes de los Juegos, con la mediación del CSD: habría tres extranjeros, pero sólo dos a la vez en la cancha. Hoy, en la ACB, lo difícil es encontrar tres españoles. Con ese ambiente se desembarcó en Barcelona 92, unido a bajas relevantes como la de Antonio Martín, que había conducido a la Selección al bronce en el Eurobasket, y con jugadores lesionados como Epi y Biriukov. Las consecuencias fueron rotundas: dos derrotas (Alemania y Croacia) y una victoria agónica (Brasil).

Así se llegó a la víspera del partido con Angola. Era 30 de julio. Los cálculos no salían para acceder a cuartos, se dependía de Alemania y Brasil. Pero había opciones. Se contaba, eso sí, con el triunfo seguro frente a los africanos. La atmósfera era tensa. Biriukov declaró en la previa: “Por el trato de los árbitros y de la prensa, se diría que somos un equipo extranjero”. La hecatombe se consumó al día siguiente con la derrota más vergonzante del baloncesto español. El Angolazo: 63-83. Ambas selecciones volvieron a medirse por la novena plaza. Entonces sí hubo victoria (78-75) en un partido bronco, pero no sirvió para cerrar las heridas. En las gradas, la afición desplegó una pancarta guasona: ‘Sí al tercer angoleño’. España tocó fondo. Después de aquello sólo se podía crecer.

0 Comentarios

Normas Mostrar