Estás leyendo

Cristiano, Messi y la moda en China

Cristiano, Messi y la moda en China

Aún están tan lejos. Hay un sentir común en la semana de la moda que se celebra estos días en París: que la línea entre la haute couture y el prêt-à-porter se ha estrechado tanto que es apenas perceptible. Eso no ocurre en el fútbol. El margen entre Cristiano y Messi y el resto de los mortales es aún considerable. Ahí están las sumas por la renovación del argentino (seguirá tres años más en el Barça a 25 millones de euros netos por cada uno de ellos y 300 de cláusula de rescisión) o el eco que el silencio del portugués provoca en el madridismo. El eco del silencio... Suena bien. O no suena.

Lukaku lidera la lista. Cruzamos un verano en el que todavía no ha salido el Gordo. Lukaku (85 millones paga el United) lidera a estas alturas el ránking de fichajes más caros, seguido de Lacazette, que regateó al Atlético (enero queda tan lejos al club rojiblanco...) para recalar finalmente en el Arsenal. 53 millones de euros tienen la culpa. Le siguen en esa lista Bernardo Silva (del Mónaco al Manchester City por 50 millones) y Mohamed Salah (del Roma al Liverpool por 42). Echando un vistazo al Top-10, parece que es la Premier League a la que le sobra el dinero: consigue meter a seis jugadores en ese club VIP.

Acciones del Tottenham. Pero saldrá el Gordo, no lo duden, aunque a ese Gordo en cuestión no le sobre ni un gramo de grasa y sea más veloz que el viento. Mbappé mediante, lo que queda claro es que no hay quien por ahora haga sombra a Cristiano y Messi, por más que haya clubes que por pedir, pidan la Luna. Raffaele Poli, director del CIES Football Observatory, augura que en dos o tres años Dele Alli, centrocampista del Tottenham, "valdrá 200 millones de euros". Teniendo en cuenta que hace unas semanas ese mismo club tasaba a Harry Kane en 227 millones de euros (más que los dos fichajes más caros de la historia, Pogba y Bale, juntos), lo que está claro es que hay que comprar acciones de los Spurs mañana mismo.

China, nuevo mercado. Hilando de nuevo con la crónica de la semana de la moda parisina que hacía Carmen Mañana en El País, me quedo con su perfil de los "nuevos compradores y mercados como el chino". Y era este: "Consumidores que, según algunas voces críticas, no poseen la cultura de la alta costura y no están dispuestos a esperar semanas para poseer aquello que ansían". Suena a Tévez, a Oscar, a Hulk... Suena a fútbol, que siempre está de moda. También en China.

0 Comentarios

Mostrar