Una lesión que se cura con reposo en seis semanas

En el partido contra Colombia, en un lance fortuito del juego, Neymar sufrió un fuerte rodillazo de un contrario y resultó lesionado de consideración. En las imágenes podemos ver cómo no hay intencionalidad del jugador colombiano Zúñiga y que se trata de uno de los múltiples lances o choques que se dan en el transcurso de un partido. Neymar frenó en seco y por la inercia de la carrera fue golpeado en su flanco izquierdo por la rodilla del jugador contrario.

Después del correspondiente reconocimiento médico, nos informan que tiene una fractura de la apófisis transversal de la tercera vértebra lumbar. Es una lesión menor que no tiene ninguna importancia desde el punto de vista médico.

No se trata de una fractura del cuerpo vertebral, sino simplemente del apéndice lateral que las vértebras presentan a ambos lados y que no comprometen en absoluto al canal medular.

Este tipo de lesiones se curan prácticamente solas, con el simple reposo, en el espacio entre cuatro a seis semanas y en la inmensa mayoría de los casos no hay que hacer tratamiento complementario, sino simplemente reposo. Es un cuadro clínico doloroso al principio, de ahí las imágenes que nos dejó Neymar tendido en el suelo tras recibir el impacto, pero a medida que van pasando los días, el dolor se hace perfectamente soportable, pudiendo realizar una vida completamente normal. Sin embargo para el jugador brasileño se ha terminado ya tristemente el Mundial y podrá volver a ejercitarse con su equipo a principios del mes de agosto si todo transcurre con normalidad.