España en Málaga, de purísima y oro

España en Málaga, de purísima y oro

La Selección estrena camiseta. La Roja se muda al azul celeste, a lo Uruguay, o al 'purísima y oro', si hablamos en términos taurinos apropiados a la ciudad del choque, la hermosa Málaga. Venezuela, 'la vinotinto', podrá salir con su color. Hubo tiempos, que yo ni conocí, en los que el que cambiaba era el de casa. Así cada afición veía al visitante con sus colores. Pero aquello es muy remoto. Yo lo he visto rara vez, como intercambio de cortesías excepcional. Esta vez no es ni eso: España jugó en Venezuela de blanco, y Venezuela de 'vinotinto'. Esta vez se trata, claro, de marketing. De un lanzamiento.

Consulté por 'twitter'. A unos les parecía bien, a otros, mal. Lo que observo es que aún hay gente que rechaza lo de 'La Roja' como un subterfugio de 'rojillos' para no decir España. Nunca lo pensé así. 'La Roja' fue una aportación de Luis Aragonés, que es bien español, de los españoles de siempre, como forma de crear una mística en torno al equipo al estilo de 'La Celeste' o 'La Azurra'. No había la menor carga de lo otro. Pero me parece que hay cosas que este país no se quita de encima, y cuando no hay dos Españas por el Madrid y el Barça porque no juegan, las hay por la Selección. Y tampoco es eso.

Por mí, de purísima y oro o de lo que sea, aunque prefiero el rojo, y que vendan camisetas. Pero sobre todo que jueguen bien. Y lo harán, porque lo contrario no saben hacerlo. Descansará Xavi, al que conviene administrar, pero en la alineación que se espera hay talento de sobra. Se afirma por fin Fábregas, que desde que le vemos más cerca nos va gustando más a unos cuantos, entre los que me incluyo e incluyo a Del Bosque, que le utilizaba poco, y también Silva, que con el anterior e Iniesta hace un trío de lujo. Arriba estará Llorente, el Rey León. Bonito ataque. Juega España, juega un gran equipo, vista como vista.