Albert Soler propone una gran sentada

Albert Soler propone una gran sentada

Albert Soler, secretario de Estado para el Deporte (sustituye a Lissavetzky, al que la marea de la política le ha llevado a la oposición de la alcaldía de Madrid) estuvo ayer en los Desayunos de Europa Press, donde se echó el capote a la espalda y se enfrentó valiente a los problemas. No a seleccionar implicados en casos de dopaje (ojito, Odriozola), no a nacionalizaciones de conveniencia (otra vez Odriozola y un poco Pepe Sáez, que tiene la suerte de llevar avanzado el trámite de Ibaka). Y anunció que si la ACB no apoya al jugador español lo hará él, en un mensaje de advertencia a tanta norma restrictiva.

Y el fútbol: "El mejor momento de la historia del fútbol no está correspondido por la situación económica y de gestión de algunos clubes". Y así es. En realidad, el Madrid y el Barça se comen la parte del león, los demás reparten lo que pueden y prácticamente nadie se ajusta a presupuesto. El que ha tenido la suerte de ligar jeque bueno (léase el Málaga) ha salido para adelante. Los demás penan entre la ley concursal y la búsqueda de un jeque tan bueno como el del Málaga, con riesgo de pegarse un batacazo como el Racing. Soler propone una mesa del fútbol, con LFP, Federación, AFE y CSD.

El intento es bueno, pero va a ser difícil. Eso sí: demuestra ganas y valentía este hombre, al que el futuro augura un recorrido corto en el puesto (nadie se plantea ahora que el PSOE pueda renovar legislatura) pero que no se siente provisional, no rehúye responsabilidades, incluso no teme incomodar a buenos amigos de su predecesor, como son los casos de Odriozola y Sáez. El fútbol está hecho un desastre en lo económico y encima la ley del Deporte Profesional ya no saldrá en esta legislatura, pero esa mesa hace falta para que el desastre sea más llevadero. Hace bien en intentarlo.