Tranquilo Mourinho, no es personal...

Tranquilo Mourinho, no es personal...

Piqué tiró a Cristiano y éste en su caída hizo tropezar involuntariamente a Mascherano. Conclusión, falta de Cristiano y un gol al limbo. Otra vez suerte para uno y mala suerte para el otro. Pepe expulsado en el Bernabéu, dos goles de Messi once contra diez. Anoche, gol escamoteado que saca al Barça del apuro ante la perspectiva de un segundo tiempo que, se presumía, se le iba a hacer largo. Dos hombres, Stark y De Bleeckere, actuaron en ambos casos como se pide: en la duda... A un lado el Barça de la cantera, salvador en su día de Villar. Al otro, ese equipo de fichajes carísimos que critica Platini.

Claro que el Barça es bueno, buenísimo. Un buen finalista. Pero no me gusta la manera en que ha sacado al Madrid de carrera. No han competido de igual a igual. Guardiola expresó su preocupación por la designación de un árbitro portugués en la ida y lo trasladaron discretamente al de vuelta de la otra semifinal. Mourinho abominó de cinco árbitros tras lo del Bernabéu y uno de ellos es el que se lleva para su casa el gol de Higuaín, que colocará sobre algún mueble, en el mueble del salón, bien visible. A Mourinho, la UEFA podrá decirle que no es nada personal, sólo negocio. Y pareció un accidente.

Y sí, el Barça es bueno, pero este tipo de alfombras que le tienden crea un confort a su juego que ayuda a su perfección. Igual que lo contrario crea inseguridad, irritabilidad, desasosiego. Me pregunto cuándo terminará esto, me pregunto si las bazas que manejó el Madrid le hubieran servido con dos arbitrajes decentes. ¿Qué puede hacer Florentino? Al menos le queda el consuelo de que esta vez lo ha visto todo el planeta. En todas partes se ha visto aquella expulsión, este gol anulado, los dolores atroces de jugadores del Barça felizmente rehechos al instante. Buen juego, sí, estupendo, pero además...