Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga 1,2,3
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Euroliga
  • Liga Holandesa
  • Liga Belga
  • Liga Rumana
  • Liga Turca
  • NBA
  • Liga Chilena
  • Masters 1000 Montecarlo
  • Copa Argentina
LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Ligue 1
Lyon Lyon LYO

-

Angers Angers ANG

-

Liga Portuguesa
Tondela Tondela CDT

-

Boavista Boavista BOA

-

Nac. Madeira Nac. Madeira NMA

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Liga Holandesa
Heracles Heracles HCL

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Liga Belga
Standard Standard SDL

-

Genk Genk GNK

-

Liga Rumana
FC Hermannstadt FC Hermannstadt HER

-

FC Voluntari FC Voluntari VOL

-

Astra Giurgiu Astra Giurgiu AGI

-

Universitatea Craiova Universitatea Craiova UCR

-

Liga Turca
Kasimpasa Kasimpasa KAS

-

Bursaspor Bursaspor BRS

-

NBA
Brooklyn Nets BKN

-

Philadelphia 76ers PHI

-

San Antonio Spurs SAS

-

Denver Nuggets DEN

-

Los Angeles Clippers LAC

-

Golden State Warriors GSW

-

Liga Chilena
U. de Conce U. de Conce UNC

-

D. Iquique D. Iquique IQU

-

Masters 1000 Montecarlo
dusan_lajovic Dusan Lajovic LAJ
-
lorenzo_sonego Lorenzo Sonego SON
-
novak_djokovic Novak Djokovic DJO
-
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
-
borna_coric Borna Coric COR
-
fabio_fognini Fabio Fognini FOG
-
Copa Argentina
Boca Juniors Boca Juniors BOC

-

Estudiantes de Río Cuarto Estudiantes de Río Cuarto AAE

-

La escena del banquillo del Barça

La escena del banquillo del Barça

Escucho con frecuencia que los partidos del Barça ya casi aburren, por repetida su perfección. Será por eso por lo que en Almería el realizador pasó su cámara con alguna frecuencia por el banquillo del Barça, donde había mucho poder: Xavi, Messi, Villa... Y era de ver la atención con que miraban, la alegría sana, casi infantil, con que cantaban los goles, su decepción ante cada ocasión fallada. Si los titularísimos viajan a un partido intrascendente para vivirlo desde el banquillo con esa pasión, es que el compromiso de todos es máximo. O más allá: no es ni compromiso, es diversión, es gozo pleno del fútbol, de la amistad.

A eso se enfrenta el Madrid, en esta nueva reconstrucción que lidera Mourinho. Unas cosas con otras, un buen Madrid: puntúa mucho en la Liga, es finalista de Copa y en la Champions está donde tiene que estar. Otros años, otros tiempos, estaría encantado consigo mismo. Pero mire para donde mire encuentra al Barça, este Barça: en la Liga, en la Copa, en la Champions si todo sigue su curso natural. Por eso precisamente fichó a Mourinho, porque eliminó al Barça de la Champions. Ahora, descolgado en la Liga y a esperas de lo que pase en Europa, se dibuja su gran oportunidad: la final de Copa.

Será para el Madrid la posibilidad de coger un atajo. No es la Liga, menos la Champions, pero es el título oficial de Campeón de España, el país cuya supremacía se disputan. Calculo que Mourinho lo pensó desde el primer día: en el esfuerzo corto de la Copa podría derribar al Barça, nunca en el combate largo de la Liga. ¿Recuerdan cuando dijo que los suyos se la jugaban en Murcia? ¿Recuerdan que le expulsaron en el partido de vuelta? Desde el principio pensó en la Copa. Ya está en la final, le ha costado fatiga, puntos en la Liga, pero ya tiene su cita para la revancha del cinco a cero. Ya ve la entrada del atajo.