Los sesteos peligrosos de este Madrid

Los sesteos peligrosos de este Madrid

La salida en tromba del Madrid dejó en la práctica resuelto el derbi en dieciocho minutos. Fue un ataque vertiginoso, ante un Atlético encogido y asustadizo, que no veía forma de parar aquello. Esa salida y el dos a cero que produjo dieron la impresión de que aquello podría ser una carnicería. Pero cuando menos se esperaba, el Atlético se rehízo, empezó a jugar, primero bien, luego muy bien y hasta a llegar, y a llegar con peligro. En lo que va de temporada, no se había visto al Atlético jugar tan bien, ni al Madrid tan desarticulado como llegó a estar por momentos en esa fase de la primera parte.

Incluso en la segunda tuvo el mando en buenas fases el Atlético, ante un Madrid que se protegió y confió a los contraataques la eventualidad de un tercer gol. De modo que aunque el Atlético perdió, en cierto modo puede sentirse renacido. Puede quejarse además de una jugada equívoca previa al gol de Carvalho (aunque yo creo que Reyes se tira) y hasta reclamar penalti por una mano de Xabi Alonso en el área, si bien después hubo otro en el área contraria de Simao a Di María. Pero, con todo, el Atlético sale del Bernabéu con buena cara, acreditado después de pararle los pies al Madrid tras el 2-0.

Por su parte, el Madrid sale victorioso y líder pero, igual que en Milán, tuvo un rato de sesteo que extrañó. Allí encajó dos goles en sendos accidentes y reaccionó. Ayer no encajó goles y no tuvo que repetir aquel sobreesfuerzo final, pero en un caso y otro dio cierta sensación de abandono del partido antes de tiempo. Como si decidiera economizar, una vez puesto el marcador claramente a favor. En todo caso, fue un derbi hermoso, con todos los jugadores entregados y muchos acertadísimos, ida y vuelta, jugadas polémicas, postes, paradas y nobleza, dentro del frenesí. Un derbi de los de toda la vida.