Hernán Crespo ya no jugaba en el Inter

Hernán Crespo ya no jugaba en el Inter

La tostada siempre cae por el lado de la mantequilla, según la ley de Murphy, así que Van Nistelrooy se ha lesionado para ocho meses. Él y Robben eran los puntos más sensibles de la plantilla. De la fragilidad de Robben ya se sabía, se sabe y se seguirá sabiendo. Pero Van Nistelrooy tenía el aspecto de viejo roble curado de lejanos achaques. Bueno, pues ahora se ha lesionado para bastantes meses, así que el mal fario golpea al Madrid en la zona más débil. Ahora quedan para dos puestos Higuaín (que va a más, y es hoy la mejor cara del equipo) y Raúl. Saviola ha roto decididamente en petardo.

Y el Madrid se vuelve hacia Hernán Crespo, viejo luchador, cargado de heridas y fatigas. Buen jugador, buen goleador, pero le ha dado ya dos vueltas al cuentakilómetros. Tiene un pro: que puede jugar la Champions. Y tiene una contra: si puede jugar la Champions es porque el Inter no le apuntó en ella. Y si no le apuntó en ella es porque no le ve competitivo, y si el Inter no le ve competitivo no sé por qué lo va a ser para el Madrid. ¿Aspira el Madrid a menos que el Inter? No. Pues entonces, mejor tirar de Bueno, que hizo un golazo ante el Real Unión, y de Szalai, y del que venga después. Me parece más serio. De hecho, el martes pensé que si Schuster hubiese sacado de salida a Bueno y dos más del Castilla (los que fueran), la atmósfera hubiera sido otra. No habría habido tal gandulerío. Quién sabe, quizá hasta Medina Cantalejo habría tenido una conducta decente y se hubiera o hubiese cortado a la hora de hacerse el macho anulando el gol tan legal que anuló. La cantera tiene efectos higienizantes. Eso sí: tengo muy visto desde hace mucho que sólo se acude a ella en caso de necesidad extrema. Así fue con los Ye-yés, los Garcías, la Quinta del Buitre. Bien, pues ahora es uno de esos casos. Y ahí están Bueno y otros.