Temas del día

A la Eurocopa con los deberes hechos

A la Eurocopa con los deberes hechos

Bueno, pues después de a Francia hemos ganado también a Italia. Da la sensación de que vamos a la Eurocopa con los deberes preparados. Se supone que son los dos equipos a los que nos podemos enfrentar en el cruce de cuartos, a no ser que nos quedemos antes o que a ellos se les cuele Holanda. Los dos partidos se han ganado en casa, es verdad, y de forma ajustada, también es verdad, pero se han ganado. Eso que tanto piden los seleccionadores, de atar los detalles y competir bien, se ha visto en las dos ocasiones. Dos victorias cortas, pero serias y trabajadas ante los finalistas de la última Copa del Mundo.

Italia tiene empaque y oficio, pero también tiene a Cannavaro. Me pasé todo el partido deseando que hiciera alguna de las jeremiadas que tanto frecuenta en el Madrid, y el cielo me oyó: un mal despeje de cabeza suyo fue agradecido por Villa con una volea impresionante que entró por donde duermen las arañas, en la escuadra derecha de la portería de Buffon, ese buen portero al que tanto costaba batir. Dicen que el partido perfecto es el partido sin fallos, y que por tanto no tiene más final posible que el 0-0. Eso lo ha cultivado Italia siempre, pero ayer le salió una vía de agua: Cannavaro.

Y una cosa más: en la única parte del partido en que España aburría y se desconcertaba, que fueron los primeros 20 minutos del segundo tiempo, el público pidió a Raúl. Con todo el respeto a ese gran jugador, que además es un indiscutible ejemplo moral, creo que reclamarlo es estéril y hasta negativo. Luis ha tomado su decisión y es respetable y razonable. España lleva un año y medio de buenos resultados, tiene un estilo propio y jugadores magníficos, entre los que para mí brillan siempre Xavi e Iniesta. Y tiene en Torres y Villa dos excelentes delanteros. Cuanto antes olvidemos ese debate, mejor.