Competición
  • Final ATP World Tour
Final ATP World Tour
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
novak_djokovic Novak Djokovic Novak Djokovic
-
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
FINALIZADO
roger_federer Roger Federer Roger Federer
7 6
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
6 3
Estas leyendo

Eyeball Licking, el nuevo placer japonés

LO QUE INVENTAN

Eyeball Licking, el nuevo placer japonés

Eyeball Licking, el nuevo placer japonés

Lamer los ojos se impone como práctica erótica entre los adolescentes nipones a pesar de los graves riesgos de infecciones y lesiones que puede provocar.

Fetiches, excentricidades y rarezas tienen un hueco destacado en el erotismo. En esta parcela de prácticas extrañas, una nueva –y peligrosa- moda se está imponiendo entre los adolescentes japoneses: El eyeball Licking, o lo que es lo mismo lamer el ojo de tu pareja para conseguir placer y que ya ha sido apodado como el oculolinctus, worming o el beso japonés.

Al parecer, explica el diario The Guardian, esta práctica tiene su raíz en un videoclip de la banda emo Born y en que los jóvenes se han aburrido de los besos convencionales. El placer, dicen, es producto de la gran cantidad de terminaciones nerviosas que tiene la córnea y se asemejan a la sensación que se tiene cuando te lamen los pies.

Las redes sociales, la web, Tumblr o Youtube dan cuenta de numerosas muestras de esta práctica erótica que se puso de moda la década pasada pero que ahora, y ante el aumento de casos en Japón, los médicos alertan como muy peligrosa ya que estos lametones de ojos puede transmitir bacterias o material abrasivo que generen infecciones, conjuntivitis, lesiones de córnea, úlceras e incluso ceguera. De hecho, según informó ShangaiList.com, en un colegio 12 menores de la misma clase presentaron simultáneamente problemas de conjuntivitis debido a esta práctica como pudieron comprobar los profesores tras cazar a un par de alumnos practicando eyeball Licking en el gimnasio y ver a sus alumnos con parches en los ojos.

Por Prado Campos

También te puede interesar