NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

DAKAR | CASTERA

“El Dakar tiene que seguir siendo difícil”

David Castera, director de la carrera, valoró una 45ª edición extrema que le deja “satisfecho”. “Hemos encontrado el equilibrio”, asegura.

Actualizado a
CASTERA David (fra), Directeur du Dakar, portrait during the Dakar 2023’s Administrative and Technical scrutineering, from December 28 to 30, 2022 at Sea Camp near Yanbu, Saudi Arabia
A.S.O./J.Delfosse/DPPI

Después de haber pasado veinte días frenéticos en los que apenas hubo tiempo para pensar, prácticamente todo se basaba en actuar, ahora llega el momento de reflexionar sobre cómo ha transcurrido un Dakar que para muchos ha sido el más extremo de los últimos tiempos. La actividad ha sido constante, las etapas extensas y los días de carrera más que suficientes para todos los pilotos. Aunque pese a ello y el cansancio, David Castera, director de la carrera, tiene claro que han encontrado “un equilibrio que llevamos un tiempo buscando”. Han tenido que pasar cuatro ediciones en Arabia Saudí para dar forma, más o menos, a la prueba que querían. Pero al menos la edición se despide con su organizador “satisfecho” y con varios planes por delante en el desierto saudí.

El desembarco del Dakar hacia el territorio árabe levantó desde su anuncio varios debates sobre si sería la mejor opción para el rally, pero con el paso del tiempo Castera está convencido de que Arabia se ha convertido en una zona donde todavía queda terreno por explotar después de haber “tenido pistas nuevas y nuevos territorios”. Quizás eso simplemente forme parte de la inmensidad del desierto, bien sea este o cualquier otro, pero al final el francés ha encontrado “un equilibrio de verdad por lo que respecta a la dificultad”, que tiene prioridad sobre el resto de opiniones: “El Dakar es una prueba difícil y tiene que seguir siéndolo. Hemos ido poco a poco, subiendo año tras año, hasta tener un equilibrio óptimo”.

La primera valoración de lo que ha sido el rally es positiva según las palabras de Castera. La edición tuvo “una buena carrera” a pesar de lo selectiva que fue con grandes protagonistas que hicieron caer la emoción de manera prematura, pero simplemente por cómo llegó el Dakar a la última etapa con las motos, parece que el resto de desenlaces están justificados: “El podio se decidió en la última etapa, algo que no había sucedido nunca. Soy un organizador satisfecho”. Las cosas están funcionando de la manera en la que le gustaría al francés. Y a pesar de que cuando las cosas marchan bien no tiene ningún sentido pensar en otras opciones, parece que habrá decisiones que sí tomarán un cambio de rumbo a partir de la próxima edición.

“El número de días de carrera no es lo más importante”, reconoce Castera, después de ver cómo el rally más extenso de los últimos años ha acabado agotando a los participantes. ¿Qué es lo verdaderamente relevante? “El contenido”, como el de esas etapas decisivas que incluso podían con aspirantes que anteriormente vencieron al desierto. “Ya veremos qué proponemos para la próxima, pero seguro que mantenemos el ‘Empty Quarter’ (cuarto vacío) con alguna modificación. Hay que conservar los ingredientes buenos de este año”. Y dos etapas que fueron infinitamente menos decisivas y complicadas de lo que se esperaba, parece que lo son.

El cuarto estuvo vacío, aunque de emociones. Algo que para Castera tiene una explicación en una prueba que combina profesionales con aficionados: “Es muy difícil conseguir ir más allá con las dunas y subir el nivel, porque es fácil que enseguida tengas que interrumpir la carrera”. Es es lo que llevó al director del rally a optar “por la prudencia” en una decisión que, de otra manera, hubiese supuesto “perder al 40 o 50 por ciento de pilotos en un abrir y cerrar de ojos por tres dunas imposibles o arena demasiado blanda”.

El futuro en Arabia Saudí

Combinar la dificultad con la accesibilidad para todos y cada uno de los participantes ha sido posible gracias a “un territorio y un país que son un socio de verdad de la carrera”. Para Castera “el Dakar no tendría el atractivo que tiene hoy sin este país (Arabia Saudí)” y aunque no descarta cambiar de territorio en el futuro, “salir por salir no tiene interés”. “Si salimos de un país, tendrá que ser para proponer algo que esté a la altura y, ahora mismo, tenemos todo lo necesario en Arabia Saudí. Cuando salgamos será a lo grande, pero lo prepararemos con mucho tiempo y mucha cabeza”, sentenció

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?