MOTOGP | CATALUÑA

Martín y su récord a 363.6 km/h por hora: "No me di ni cuenta"

"Yendo solo podríamos ir a 380 y no pasaría nada, porque es sólo ajustar el punto de frenada, pero con otro piloto, con las turbulencias se me iban hasta los pies", dice.

Montmeló
0
Martín y su récord a 363.6 km/h por hora: "No me di ni cuenta"
motogp.com

La larga recta de Montmeló se cruza en el camino de MotoGP sólo una semana después de que Jorge Martín volara con su Ducati 2022 en la recta de Mugello a 363.6 km/h. Una barbaridad que supone un nuevo récord de punta en la clase reina de la que él no se dio ni cuenta mientras iba a semejante velocidad. El madrileño lo aseguró así antes de que arrancara la acción en el GP de Cataluña, donde es noticia por varias razones

"A nivel de pilotaje, no me di ni cuenta, porque no sabemos a qué velocidad vamos. Me enteré después", empezó diciendo el de Pramac sobre su registro, para añadir: "Sí que, cuando vas en la moto, a veces es incluso peligroso, porque iba con Álex en paralelo y a la hora de adelantar a un piloto se vuelve más complicado. Yendo solo no es ningún problema. Así podríamos ir a 380 y no pasaría nada, porque es sólo ajustar el punto de frenada, pero cuando vas con otro piloto cerca, con las turbulencias se me iban hasta los pies de la moto. Es complicado, pero es lo que hay. Y hay que adaptarse". Esto último lo remata con una sonrisa.

Al preguntarle si comparte la teoría de los que dicen que habría que rebajar algo la velocidad, contesta: "A nivel de pilotos, siempre queremos más, más y más. No tanto en velocidad punta, porque es muy pareja la de todos, pero sí en aceleración. Por mí, yo lo dejaría así, pero lo importante es que es igual para todos".

Sobre qué es lo que más prepara físicamente un piloto para ir a esas velocidades, dice: "Todo. Hay que estar fuerte. Estamos más que preparados hoy en día. Todos somos casi atletas, porque entrenamos cada día. Si estás fuerte físicamente, no hay problema en que la moto corra más". Y lo que más cuenta encima de la Ducatona a ese ritmo: "Pararla. Hay que hacer mucha fuerza en el freno, muchísima, y tiras de todo lo que tienes en tu cuerpo. En Mugello se pasa de esa velocidad a 90 km/h, porque es de segunda, en dos segundos nada más. Frenamos en la referencia del 250 metros".

Nuevo paso por el quirófano

Martín se perderá el test del lunes en Montmeló para pasar ese día por el quirófano: "Tengo un problema en un nervio de la mano derecha que tengo que solucionar y el lunes a primera hora me operan en Italia, en Modena. Llevo arrastrando este problema unas carreras y lo hacemos cuanto antes, por lo que me salto el test, pero para llegar bien a Alemania".

Sobre el apoyo que Ducati le está dando en su lesión, comenta: "Ducati tiene gran interés y plena confianza en mí y en mi trabajo. Llevamos más de dos semanas mirando doctores en Italia y buscando soluciones. Han estado encima desde el primer momento. Quieren estar al corriente de todo y ayudarme en todo lo que puedan, para coordinar también la operación. Cubren todo tipo de gastos, lo que para mí importa mucho porque no creo que sea barato. Están al cien por cien conmigo. Eso no tiene nada que ver con el nervio de cuando estaba en Moto3. Es la misma mano, pero eso era otro nervio que se irritó. Esto es túnel carpiano".

Y sobre su futuro, no oculta que quiere moto oficial en equipo oficial, un puesto que se juega con Bastianini (ganador de tres carreras este año) junto a Bagnaia en el box rojo: "No estoy en el momento de hablar mucho de futuro y estoy centrado en volver a ser competitivo, que es la única forma de mostrar que mereces un sitio. Quiero ser competitivo como lo era el año pasado y como lo he sido a principio de año, encontrar esa confianza con la que puedo hacerlo. Es tiempo de remontar esta situación de las últimas carreras". Y a la pregunta de qué juega a su favor para que Ducati se decante por él y no por Bastianini para el equipo oficial, dice: "Es evidente que, si sólo miras resultados, cualquiera diría que es uno o el otro, pero si miras dentro del box, que es donde está la fábrica, donde ven lo que hay, qué moto lleva uno y otro, como trabaja uno y otro. Si tanto están tardando en decidirse será porque algo bueno tengo. Está claro que ahora hemos sufrido dos o tres carreras, pero tampoco ha sido el fin del mundo, creo. Cuando todo vuelva a su cauce y me encuentre bien fisicamente podré estar ahí, con los mejores". Buena suerte para Martinator en los varios frentes que tiene abiertos.