FÓRMULA 1 | AZERBAIYÁN

Una recta para McLaren

Bakú recibe a la F1 dos años después. Verstappen lidera el Mundial, pero Hamilton y Norris apuntan alto con dos kilómetros de pie a fondo.

Bakú
Circuito de Azerbaiyán.
MAXIM SHEMETOV REUTERS

"Bakú, Fórmula 1, ¡good!", resume un taxista que sólo conoce otra palabra en inglés, "money". El GP de Azerbaiyán pareció uno de esos inverosímiles en esta pandemia, pero el Mundial aterriza en el circuito urbano de la capital del Caspio sin público en las gradas, aunque con la misma gente de siempre por las calles. El país inició hace pocos días la desescalada de las restricciones y las mascarillas brillan, en ocasiones, por su ausencia. Se contabilizan casi 5.000 fallecidos a causa del COVID-19 mientras un 9% de la población ha completado la pauta de vacunación.

La recta de dos kilómetros de longitud preside un trazado diferente, con sectores revirados y estrechos pero posibilidades de adelantamiento. Sobre el papel, bueno para Mercedes con McLaren como 'tapado'. Por primera vez desde que la F1 es híbrida, a partir de 2014, Red Bull llega a un gran premio como líder de los campeonatos de constructores y pilotos. El propio Verstappen nunca había estado al frente de la clasificación hasta ahora, aunque advierte: "No es mi circuito favorito, sinceramente, nunca he subido al podio allí así que es hora de cambiar eso. Espero que Mercedes vuelva fuerte". Su compañero, Checo Pérez, se pone como tarea "mejorar los sábados" para aspirar a los puestos de honor.

En el pasado, este evento alternó domingos sin emoción con grandes carreras que aún se recuerdan. El coche de seguridad es un habitual, y eso ha permitido podios de equipos menores como Force India o Williams. Aquí McLaren suena como aspirante al top-3 porque las bondades de su motor Mercedes jugarán a su favor frente a Ferrari. Los dos cajones de Norris este año, en Ímola y Mónaco, refrendan esas previsiones, y es que el inglés es una de las revelaciones de la temporada y marcha tercero en la tabla, aunque sume la mitad de puntos que Verstappen y Hamilton. Sólo falta que se enchufe Ricciardo, quien tiene que "reaprender a conducir", en palabras de su jefe, para adaptarse al MCL35M. El australiano ganó en 2017, se estrelló contra Verstappen en 2018 y golpeó marcha atrás a Kvyat en 2019. En 2020 no se corrió. Sus actuaciones aquí no dejan indiferente a nadie.

Las opciones de Sainz y Alonso

En cuanto a los españoles, el segundo puesto de Carlos Sainz en Montecarlo es improbable en Bakú. A su favor, que los asfaltos urbanos tienden a alterar el orden de la parrilla y hasta ahora Ferrari ha sabido calentar los neumáticos mejor que nadie en estas circunstancias. En contra, y es inapelable, los dos kilómetros a fondo que evidenciarán la falta de potencia del motor italiano. Pero la guerra del madrileño es otra, debe mantenerse en la décima de Leclerc y seguir acomodándose en el coche rojo para aprovechar oportunidades en circuitos más favorables.

Sainz marcha séptimo en el Mundial, a dos puntos del monegasco, y esa misma diferencia separa a McLaren de Ferrari entre fabricantes. Más lejos está Alonso, 13º con 5 puntos y sin sumar desde el GP de Portugal. El Alpine que tiene más sombras que luces, aunque esta semana estrenarán el último paquete de mejoras de la temporada, con la vista puesta ya en 2022. Conforme el asturiano se asiente en el monoplaza, las sensaciones y los resultados serán mejores. Hay margen, "las cuentas en diciembre", sentencia el bicampeón, y no le falta razón: esta temporada 2021, tan intensa, parece ya madura cuando apenas se han celebrado cinco carreras de las 23 previstas.