FÓRMULA 1

¿Por qué Ferrari tuvo un coche para ganar el GP de Mónaco?

El SF21 se destaca en curva lenta y calienta las ruedas mejor que los rivales. Además, el motor ejerce una influencia mínima en Montecarlo.

Mónaco
Carlos Sainz (Ferrari SF21). Mónaco, F1 2021.
Lars Baron

Ferrari hizo la pole en Mónaco y tuvo ritmo para ganar la carrera. No debería ser noticia para un equipo que suma 238 victorias en la Fórmula 1, pero el SF21 no había mostrado esa clase de capacidades en las cuatro primeras carreras de la temporada y posiblemente tampoco lo haga de ahora en adelante. ¿A qué se debe la mejoría súbita? El equipo de Maranello es uno de los más rápidos a la hora de calentar los neumáticos en las vueltas previas a la clasificación.

Esa característica a veces les juega en contra porque en ciertos circuitos, en las carreras, la degradación puede tornarse excesiva. Sainz puede dar fe por lo que sucedió en Portugal, cuando cambió un quinto en pista por un undécimo. Pero en Montecarlo sucede al contrario y es posible defender una buena posición en parrilla sin arriesgar con el ritmo. Además, el monoplaza de Maranello es muy rápido en las curvas lentas, más que la competencia, y eso se puso de manifiesto en un trazado que no tiene virajes de otro corte. Y lo más importante: la influencia del motor en esta pista es mínima y eso maquilla las diferencias entre Mercedes, Honda, Ferrari y Renault. Todo lo bueno que suceda es culpa del chasis, no de la unidad de potencia.

Binotto, jefe de la escudería, concluye que en Bakú volverán a su posición habitual: "En circuitos de curvas lentas seremos competitivos, pero no lo damos por hecho. En vez de pensar en qué circuitos seremos competitivos, nos centramos en Bakú, que es el próximo, y después en el siguiente. Hay margen para mejorar el coche. Habrá mejoras, no muchas, en el camino, y nos permitirán trabajar mejor. Lo más importante es desarrollarnos en la buena dirección y aprender muchas lecciones de fines de semana difíciles como este". Quizás Hungría les dé un respiro, aunque no volverán a ser dominantes como en Mónaco. Por eso, más que un buen podio, es una ocasión perdida para ganar una carrera en 2021.