MOTOGP | DOVIZIOSO

"Siempre quise dar mi opinión, pero nunca me escucharon"

El piloto italiano se muestra crítico con Ducati, equipo en el que estuvo ocho años, y satisfecho con su decisión de no competir en MotoGP.

0
Andrea Dovizioso en el box de Ducati en 2020.

Inicios de marzo y prácticamente la totalidad de la parrilla de MotoGP ya ha presentado sus colores para 2021, lo que significa que va quedando menos para que todos se vean las caras en el comienzo de la temporada en Qatar (28 de marzo). Quizá falte alguno que debería estar, habrá que ver cómo está Márquez por esas fechas, pero quien seguro no estará ni en Losail ni en todo el año es un piloto que ha sido bastante protagonista en la última época: Dovizioso. Se marchó de Ducati tras ocho años, tiempo suficiente para considerarlo una familia... y para acumular cierto resentimiento.

Así se puede comprobar en las declaraciones que el italiano hace en 'La Repubblica'. "En MotoGP todo es genial, pero solo lo disfrutas sobre todo si consigues los resultados. En 2020 no llegaron. No pude vivir con serenidad: en Ducati tuve buenas relaciones con todos, menos con una persona", dice en clara alusión a Dall’Igna, con el que es sabido que su relación se fue deteriorando. Además, asegura que no le hicieron caso: "El límite de la moto siempre ha sido el mismo, durante años. Quería dar mi opinión, pero nunca me escucharon".

Quizá, estar tan cerca, pero a la vez tan lejos, de poder ganarle un título a Honda y Márquez en tres temporadas (fue subcampeón en 2017, 2018 y 2019), desgastó demasiado a Dovizioso y por eso no se arrepiente en absoluto de haber dejado el equipo de Borgo Panigale y el Mundial, pese a que cree que "todavía podría haber luchado por el campeonato": "Pero en Ducati todo se había vuelto demasiado pesado, necesitaba tranquilidad. Tengo suerte, no necesito dinero, hay cosas más importantes en la vida".

Ahora, disfruta con el motocross

Mientras sus antiguos compañeros de asfalto esperan con ganas a que se apague el semáforo en Qatar, Dovizioso ya ha empezado a competir, pero de una forma muy distinta a la que estaba acostumbrado: en arena y en motocross. Participó el anterior fin de semana en la cita que el UISP, el campeonato italiano, disputó en el circuito de Rivarolo Mantovano. "Mi primer objetivo no son los resultados. Quiero disfrutar plenamente de esta pasión, tomar todo lo que me dé. Respirar", dijo después de cosechar un sexto y un quinto puesto.