MOTOGP

No hay comparación posible entre Bagnaia y Rossi en Ducati

'Pecco' excusa con respeto la época negra de su amigo Valentino: "La Ducati de ahora no tiene absolutamente nada que ver con la que llevó él".

No hay comparación posible entre Bagnaia y Rossi en Ducati
Ducati

A diferencia de compañero Jack Miller, que está en su séptima temporada, sólo dos temporadas ha necesitado Francesco Bagnaia para hacerse un hueco en un box oficial de tronío. En la tercera seguirá piotando una Ducati, pero ya dentro del box oficial tras ganarle la partida a Johann Zarco por ese sillín. Lo hará, como anhelaba, vestido de rojo de arriba a abajo, a sus 24 años recién cumplidos, y él será el único piloto de la academia VR46 de su amigo e ídolo Valentino Rossi que ocupará un puesto oficial. Es motivo de orgullo para él, aunque deja claro que "Morbidelli se merecía ser oficial en Yamaha, pero firmaron a Quartararo muy pronto", y no quiere entrar en comparaciones con lo que hizo Rossi en Ducati, en los años 2011 y 2012, la época más negra de su triunfal historia, y lo que ahora pueda hacer él. Dice de Pecco su nuevo team manager, Davide Tardozzi, que "tiene una madurez mucho mayor de lo que dice su edad y no hace falta decirle dos veces las cosas". En su respuesta a AS durante la presentación del Ducati Lenovo Team sobre si ha hablado con Rossi de su paso por Ducati y si puede ser una motivación para él superar lo que hizo El Doctor vestido de rojo (sólo tres podios, dos segundos y un tercero), dio muestras de esa madurez de la que habla su jefe.

Ojo a la pausada y argumentada explicación de Bagnaia sobre el Rossi de hace 10 años en Ducati y el Pecco de hoy: "Pienso que la Ducati de ahora no tiene absolutamente nada que ver con la que llevó Rossi y también han cambiado a nivel estructural todas las personas de Ducati. Es un proyecto totalmente diferente. Hubo muchos pilotos que no pudieron ir con esa moto, incluso Dovi al principio, antes de empezar el nuevo proyecto y de que llegaran los resultados. Esa es la razón por la que no fue bien, porque cuando regresó a Yamaha volvió a ganar pronto. Aquella fue una situación muy complicada para él. Sinceramente, es imposible compararme con él, porque la moto que tenemos hoy es, seguramente, la moto más competitiva de la parrilla y, sin duda, cuando él estaba en Ducati no lo era. Es imposible hacer una comparación entre nosotros, por la diferencia de las situaciones de cada uno".

Con las ideas tan claras como las tiene, no extraña también que Bagnaia tenga muy claro su objetivo para esta temporada: "Claro que estando en este equipo hay que pensar en luchar por el título, pero lo primero que tengo que hacer es conseguir mi primera victoria en MotoGP. Es lo que hice estando en Moto2, y conseguir la primera victoria me llevó luego a pelear por el título y ganarlo". Ojo a este piloto que ya el año pasado asombró al romperse la tibia en Brno y reaparecer tres carreras después muy fuerte, con un gran segundo puesto en Misano 1 y con una caída en Misano 2 cuando peleaba por la victoria.