DAKAR

Peterhansel se mete en un lío

El francés sacó dos minutos a Al Attiyah en la primera parte de la maratón, pero rompió un brazo de suspensión y lo solucionaron con un apaño.

La suspensión rota de Peterhansel.
Federico Tondelli

Se comentaba en la zona del parque cerrado. "El coche de Carlos ha llegado bien, pero el que está fastidiado es el de Peterhansel...". Y solo había que ir al Mini 302 del francés para darse cuenta de que allí algo no estaba bien. Stéphane y su copiloto, Edouard Boulanger, no paraban de trabajar en la parte trasera del coche, concretamente en la suspensión derecha, y no era para menos, porque el destrozo que había era serio.

Boulanger, copiloto de Peterhansel, arregla la suspensión.

Una de las barras de la suspensión estaba completamente partida, un problema serio que no podía ocurrirles en peor momento, justamente en la etapa en la que no tienen asistencia de los mecánicos y cuando más deben cuidar sus vehículos. Lo sorprendente es que con esa avería pudieran acabar la etapa como lo hicieron, en segunda posición a 48 segundos de Al Rajhi y metiéndole dos minutos más a Al Attiyah.

Boulanger, copiloto de Peterhansel, arregla la suspensión.

Eso sí, habrá que ver cómo les repercute en la segunda parte de la etapa maratón, porque tuvieron que hacer un apaño con cintas y otras barras y piezas rígidas que tenían para enderezarla de forma provisional. Pero con 375 km por delante de especial, habrá que ver cómo aguanta. Deberán tener especial cuidado de no golpear la zona otra vez o Al Attiyah podría aprovecharse de la oportunidad que necesita para asaltar el liderato.