NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

FÓRMULA 1

Daimler vende parcialmente Mercedes F1 a Ineos y Wolff

El fabricante alemán disminuye su participación del 60% al 33%. Mercedes-Benz, Toto y el gigante químico igualan su propiedad de la escudería.

Actualizado a
Toto Wolff, Sir Jim Ratcliffe y Ola Kallenius con el Mercedes W11.
Daimler AG

El gigante químico Ineos, que ya era patrocinador de Mercedes en la F1, ha comprado el 33% del equipo. Desde ahora, la escudería es propiedad a partes iguales de Toto Wolff, Ineos y Daimler, la empresa matriz de Mercedes Benz, que disminuye su participación del 60% al tercio. La maniobra en el accionariado tiene una consecuencia deportiva: Mercedes permanecerá al menos tres años más en el Mundial con un equipo oficial, su propio chasis y su propio motor. Y Toto será el CEO y ‘team principal’ de este fabricante, aunque podrá iniciar "la transición" hacia un nuevo rol que le permita viajar menos y pasar más tiempo en casa "cuando decida".

"Desde que entramos en la F1 con Mercedes estábamos valorando una implicación mayor. Es una oportunidad única para hacer esta inversión con un equipo en lo más alto que aún tiene mucho potencial para crecer en el futuro", dice Jim Ratcliffe, presidente de Ineos, una compañía con amplia presencia en el deporte a través del ciclismo, la vela o el atletismo. Ola Kallenius, máximo responsable de Mercedes-Benz, da la bienvenida al nuevo socio y reafirma "el futuro de Mercedes en la Fórmula 1".

En cuanto a Wolff, cuya propiedad aumenta del 30 al 33%, "se inicia un nuevo capítulo para el equipo Mercedes". "Esta inversión de Ineos confirma que el negocio de los equipos de F1 es robusto, y me alegra continuar en una nueva era”. "Es un privilegio continuar mi sociedad con Ola, Markus Schafer (director de operaciones de Mercedes) y Mercedes-Benz durante los próximos años", asegura.

Desde Daimler se abogó durante los últimos años por una reducción del gasto, intensificada con el relevo de Zetsche por Kallenius al frente de la compañía. Ha tenido consecuencias, como el suministro de motores a McLaren o esta venta parcial del equipo que se comprende en el contexto de una crisis económica mundial. Pero Mercedes seguirá en la Fórmula 1 y a efectos estéticos, no habrá ningún cambio. Además, esta inyección de dinero facilitará, sin duda, la renovación de Lewis Hamilton con sus demandas de heptacampeón.