MOTOGP I SAN MARINO

Prohibido lesionarse con 9 GGPP en sólo 11 semanas

Tras un arranque de cinco citas en seis semanas, el Mundial se enfrenta a partir del GP de San Marino a la mayor concentración de carreras jamás vista.

Vuelve a estar prohibido lesionarse en MotoGP

Tras un arranque de cinco citas en seis semanas (Jerez, Jerez, descanso, República Checa, Austria y Austria), el Mundial de motociclismo se enfrenta a partir del GP de San Marino que se disputa este fin de semana a la mayor concentración de carreras jamás vista en el campeonato. De aquí al 22 de noviembre el programa es de traca: Misano, Misano, Cataluña, descanso, Le Mans, Aragón, Aragón, descanso, Valencia, Valencia y Portimao en Portugal. Es decir, que vuelve a estar prohibido lesionarse…

De eso es algo que puede dar fe Pecco Bagnaiai, que reaparece en Misano tras dos carreras de baja por fractura en una pierna, y Marc Márquez, que lesionado con una fractura en el brazo derecho en la primera cita de MotoGP, hizo un increíble esfuerzo por reaparecer a la semana siguiente, de nuevo en Jerez, y tuvo que echar pie a tierra en esa cita y también en las siguientes, porque se le rompió la placa con la que le habían fijado esa fractura. Eso es algo que tienen muy presente sus compañeros de parrilla antes de subirse a la moto, pero sólo antes, porque cuando se suben a ella siguen dándolo todo.

Quartararo fue de los que incidió en sus declaraciones del jueves que había que evitar lesionarse pero el líder, como los demás, no mostró pega alguna en afrontar este arreón de carreras. Es más, dijo que las dos semanas de parón entre la última de Brno y este fin de semana de Misano se le había hecho largo y que echaba de menos subirse a su Yamaha. Rossi, por su parte, sacó el lado positivo que supone que sólo se corra en Europa, porque se evitan los largos viajes y, sobre todo, el latazo del jet lag cada vez que se cambia de continente.

Otra muestra de la tranquilidad con la que afrontan los pilotos este reto de 9 en 11 son las palabras de Dovizioso al respecto: “Para mí está bien, no es un gran problema. Cuatro días entre carreras es suficiente para recuperarte y estar preparado para la siguiente cita. Es diferente este calendario, pero te puedes adaptar sin ningún problema”.

El italiano, en cualquier caso, es el hombre tranquilo, algo que vuelve a quedar evidente cuando habla de su incierto futuro. Tras su ruptura con Ducati, aún no sabe qué hará en 2021 y no parece que le altere eso lo más mínimo: “En este momento no tengo nada tangible sobre la mesa, no hay novedades. Hay que esperar y no tengo por qué tomar una decisión ahora mismo, estoy centrado en esta temporada y ya veremos qué es lo que sucede”.

Y añadió en este sentido: “Para el año que viene ya veremos. Adopté la decisión por razones muy claras y sé muy bien qué es lo que necesito para ser competitivo en esta categoría. Ya veremos cuando tenga algo sobre la mesa, no quiero correr por correr. Me siento muy abierto y como ya he dicho no tengo nada claro para el futuro en este momento. Probablemente en el próximo mes saldrá algo y entonces ya veremos y decidiré, pero tengo que tenerlo muy claro”.