MOTOGP I GP DE ANDALUCÍA

MotoGP 2020: las 7 conclusiones del GP de Andalucía

El Diablo mete miedo, heroicos Rins, Márquez y Crutchlow, la decepción de Maverick... Estos son los aspectos más destacados de la segunda carrera del Mundial en Jerez.

MotoGP 2020: las 7 conclusiones del GP de Andalucía
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El Diablo mete miedo

La semana pasada contábamos que antes o después tendría que llegar la primera victoria de Quartararo en MotoGP, así que fue de justicia verle vencer, pero es más importante aún esta segunda en el GP de Andalucía que la anterior. Era el día D y la hora H para saber quién era el gallo del corral con Márquez ausente del mismo, y el francés demostró que a espolones no le gana nadie. Lideró desde la primera curva, salvo un micro instante en el que Maverick le pasó colado al término de la primera vuelta, y le dio una paliza a todos sus rivales. Cruzó la meta con cuatro segundos y medio de margen en meta sobre el primero de sus perseguidores y cruzándose de brazos, tal como acostumbra a hacer Márquez en Sachsenring, su reino. ¿Será Jerez a partir de ahora el reino de Fabio? Aún no se sabe, pero lleva allí tres poles y dos victorias consecutivas así que, como mínimo, El Diablo mete miedo en Jerez. Habrá que ver si también en el resto de circuitos, en los que ya estará Márquez.

Agradecidos a Márquez

A Márquez hay que agradecerle, y mucho, el hecho de que haya intentado correr a pesar del poco tiempo transcurrido desde que le operaran de su fractura en el tercio medio del húmero del brazo derecho. Solo cuatro días después de pasar por el quirófano estaba de nuevo sobre la Honda dando gas. Completó decentemente el FP3 (a 1.2 de la cabeza) y firmó un FP4 esperanzador (a 0.9), pero en la Q1 no pudo completar ni una vuelta lanzada. Sentía falta de fuerza y eso le hacía ser un peligro para él mismo y para los demás. Escuchó a su cuerpo, dijo, y también puso nerviosos a unos cuantos a los que no les gusta verle triunfar sistemáticamente. Sigue siendo un Superman pese al intento frustrado, y un candidato al título cuando regrese en agosto en Brno.

Heroicos Rins y Crutchlow

Tanta pegada tiene Márquez que tiende a eclipsar a los demás, pero en el GP de Andalucía también resultaron heroicos Rins y Crutchlow. El primero rascó los seis puntos de la décima plaza muy mermado físicamente. Ocho días antes había sufrido una fractura-luxación del hombro derecho y decidió no operarse, para que pueda soldar sola la pequeña fractura en el trocánter. Su esfuerzo tuvo premio y reconocimiento en el box de Suzuki, que le dedicó una espectacular ovación al llegar de la carrera más sufrida de su vida. En cuanto a Crutchlow, le operaron el escafoides de la muñeca izquierda el martes, en Barcelona. Lo hizo Mir después de operar a Márquez y el resultado fue más que satisfactorio, porque aún sufriendo mucho pudo acabar decimotercero la carrera y previo paso por el box. Lo dicho, heroicos.

Ojo a los motores Yamaha

La alegría vivida en Yamaha con su primer triplete en seis años pudo haber sido aún mejor si no se rompe el motor de Morbidelli, porque con él hubieran copado las cuatro primeras plazas. Y qué decir tiene que la alegría hubiera sido contradicción máxima de sufrir ese percance cualquiera de los tres que pisaron el podio. En el caso de Quartararo y Maverick, porque son los que tenían que aprovechar para meterle a Márquez el mayor número de puntos posibles. Y en el de Rossi, porque hubiera sido un drama que rompiera por segunda carrera consecutiva. El enorme calor, con 60 grados de temperatura en el asfalto, no ayudó, y sólo queda Fabio al margen de estos problemas. ¿Le pasará algún día también a él? Además, Maverick ya ha descorchado los cinco de toda la temporada y sus otros tres compañeros de fábrica cuatro, el doble que las otras marcas.

Rossi es eterno

A sus 41 años, el podio 199 de su andadura mundialista. Así se las gasta Valentino Rossi, un piloto eterno al que muchos seguimos considerando, más allá de sus resultados, Patrimonio de la Humanidad. Es cierto que se favoreció de las averías de Morbidelli y Bagnaia, además de la caída de Miller, y que finalmente no pudo contener a su compañero Maverick, pero que master class le dio al español sobre cómo frenar más tarde que los demás y por el sitio. Al final cedió la posición en la curva que lleva el nombre de un gran amigo suyo, Ángel Nieto, pero daba igual verle segundo que tercero. Lo realmente importante era haberle visto disfrutar de nuevo.

Maverick me decepcionó

Hay segundos puestos de ley y otros de decepción, y así me dejó el obtenido por Maverick en el GP de Andalucía, a casi cinco segundos de Quartararo. Esperaba mucho de él, tanto como que ganara la carrera o le plantara batalla al francés hasta el final, pero ni una cosa ni la otra. Y tan duro como eso fue oírle después decir que estaba contento y que no había podido respirar por el calor, como si los demás no lo hubieran sufrido. Seguramente, él lo padeció más por rodar tanto tiempo detrás de Rossi, pero para evitarlo que lo hubiera apartado antes de su camino. Me parece un pilotazo como la copa de un pino, pero esta vez, y ya van unas cuantas, no demostró ser el anti-Márquez que algunos ven en él. Todo lo contrario que Quartararo, por cierto.

Pavorosa caída de Arenas

Viendo la repetición a cámara lenta de Albert Arenas, parece mentira que todo quedara en un susto. Mucho mejor así, claro, porque dio pavor verle volar por encima de su moto en la escapatoria, impactar con ella y caer sobre la grava como un guiñapo. Aunque sumara cero puntos, puede que ganara más en la segunda carrera de Jerez que en la primera, donde sumó 25 por la victoria. Y otra buena noticia para él es que sigue líder, porque Ogura, que marchaba segundo en la general a 14 puntos de distancia, también se cayó. Los dos volverán a verse las caras en Brno.