FÓRMULA 1

Carlos Sainz: por qué Ferrari antes que McLaren Mercedes

El proyecto de Woking contaba con el madrileño como líder para luchar por triunfos a medio plazo y en Maranello el referente es Leclerc con un coche ganador.

Charles Leclerc (Ferrari) y Fernando Alonso (McLaren).
RICARDO MORAES

Para los especialistas consultados, la duda ofende. Carlos Sainz tenía ante sí la oportunidad de pilotar un Ferrari o un McLaren Mercedes en 2021. El fabricante más legendario de la historia de la Fórmula 1 frente al segundo en derechos históricos, aunque hoy por hoy sean Mercedes y Red Bull los constructores dominantes de la última década. ¿Por qué decantarse por Maranello antes que Woking? Cualquiera que haya visitado la fábrica italiana lo comprenderá.

Ferrari "es el Real Madrid", vestir de rojo es el sueño de cualquier niño con un volante, y en este caso tiene también un coche ganador. En 2019, Leclerc (2) y Vettel (1) vencieron tres carreras con el SF90H. El proyecto que prepara la Scuderia es apetecible: piensan en el monegasco como líder del futuro y gran campeón de la década que comienza para hacer frente al poderío de Red Bull y Max Verstappen. Ha habido nombramientos nuevos en casi todas las áreas y la plantilla es joven. La ambición es progresar, mejorar y asaltar el título a medio plazo, pero aspirando a podios, poles y victorias desde el primer día. En las últimas tres temporadas ganaron 14 grandes premios. 

McLaren está en clara progresión ascendente: construyen un túnel de viento para ser independientes y autosuficientes a partir del próximo año, han abogado por unas reglas deportivas y financieras a partir de la temporada que viene que encajan, al dedillo, con sus actuales presupuestos. Andreas Seidl es la figura que ejerce el liderazgo en torno a un bloque comandado por Zak Brown, CEO de McLaren Racing, que está revitalizando el área de patrocinios de la escudería. Además, a partir del 2021 recuperarán el motor híbrido de Mercedes después de penar con Honda y Renault en el último lustro. La figura de Sainz era fundamental en los planes a corto plazo del equipo naranja, tenía galones, pero no hay que perder de vista la realidad: la brecha entre los 'top' y el resto de escuderías es enorme en la F1 actual hasta el punto de que, sin accidentes o coches de seguridad, el sexto clasificado puede acabar doblado. El podio de Brasil fue un milagro que interrumpía una sequía de seis años en McLaren.

Sainz podía ser líder en McLaren Mercedes, donde le tienen en muy alta estima, o complemento ideal en Ferrari. No acabará mal con los primeros, de hecho siguió siendo la opción prioritaria de Woking hasta el último momento. Pero allí también comprenden que hay trenes que pasan una vez en la vida. Otras fuentes experimentadas que siguen de cerca los pasos de Charles Leclerc, de 22 años, auguran una posición difícil para el español, de 25 años. ¿Es el manido "cola de león frente a cabeza de ratón"? Después de lidiar con el clan Verstappen en Red Bull, sobreponerse al garaje pobre de Renault frente Nico Hulkenberg y tener ampliamente controlado a Lando Norris, tutelado por Zak Brown, en el box de McLaren, no hay miedo sino ganas. "Confío en mis posibilidades, puedo hacerlo bien en un Ferrari, un McLaren o un Mercedes", decía el piloto hace pocas semanas. Ahí estaba su respuesta. Ya es oficial que Sainz es piloto de Ferrari.