FÓRMULA 1

McLaren afronta la congelación con un enorme interrogante

El chasis apenas se podrá modificar entre 2020 y 2021, pero en Woking deben adaptar su mecánica del motor Renault al Mercedes.

Carlos Sainz, McLaren MCL35. F1 2020.
Zak Mauger

La FIA confirmó que el cambio reglamentario de 2021 se traslada a 2022 y que los chasis de esta temporada se utilizarán el año que viene sin modificar especificaciones, "congelados". Durante los próximos meses aclararán qué otros de componentes deben mantenerse idénticos por dos campañas con el fin de contener costes y centrar la inversión en la nueva generación de monoplazas, más teniendo en cuenta que a partir de enero las escuderías asumen un techo presupuestario que ronda los 160 millones de euros. De todos los equipos, el único que afronta esta congelación con un interrogante es McLaren: tienen que adaptar su monoplaza a un nuevo motor, porque cambiarán Renault por Mercedes y las dimensiones nunca son las mismas.

Es un problema porque no siempre sale bien: en 2018 dejaron Honda para utilizar las unidades de potencia francesas con poco tiempo para un rediseño importante (se decidió en agosto) y el MCL33 fue un fracaso por su inexistente evolución. Un coche con prestaciones pobres que acabó la temporada sin pasar el corte de la Q1 y mermando las opciones de Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne, que acabaron el Mundial 11º y 16º, respectivamente. Y no sólo afecta a las dimensiones: cada unidad de potencia tiene sus particularidades. La de Mercedes, por ejemplo, ha acusado ciertos problemas de refrigeración y sus clientes trabajan con tomas de aire más grandes que, por ejemplo, los de Ferrari. Son muchas variables que estarán estudiando a toda prisa en el MTC.

El cambio de propulsor para 2021 sigue en pie, el tema salió en la reunión de los jefes de equipo y se entiende que hay luz verde para que la firma de Woking elabore los pequeños cambios necesarios para anclar su nuevo motor Mercedes. De hecho, el equipo de Andreas Seidl y Zak Brown votó a favor de aplazar el cambio reglamentario ya que hubo unanimidad en el seno del Grupo de Estrategia. El riesgo es perder décimas de aerodinámica por el camino y que no sea una adaptación eficiente mientras ganan potencia, pero no queda otra.

Aún no han confirmado si ese MCL36 lo pilotarán Carlos Sainz y Lando Norris, aunque mucho tendrían que cambiar las cosas para que hubiera caras nuevas. Además, el MCL35 2020 cobra especial relevancia ahora, como todos los coches de la parrilla actual: ya no es un ejemplar de final de reglas que apenas se evolucionará, sino la base para dos temporadas completas. Esta mecánica se jugará muchos puntos.

Renault y la unidad de potencia

Por su parte, Renault se quedará solo. Los de Enstone tienen otro inconveniente añadido: habían previsto una nueva arquitectura para su motor en la que están trabajando desde hace años y que debía llegar en 2021, aunque si no pueden hacer cambios en el chasis lo más lógico es que retrasen esa actualización y sigan evolucionando la actual, al menos durante esta temporada.