AUTOMOVILISMO

La Triple Corona, en pie

Mónaco e Indianápolis, fijadas para el 24 de mayo, mantienen por ahora su fecha prevista. Le Mans aún no ha anunciado modificaciones.

GP de Mónaco de F1 2019.

Con el deporte del motor detenido al menos hasta mayo, dos incógnitas en el mes primaveral salpican al calendario del automovilismo, precisamente dos de sus carreras más icónicas: el GP de Mónaco y las 500 Millas de Indianápolis, ambos previstos para el 24 de mayo, ¿son viables en el contexto del coronavirus? Aunque las estimaciones iniciales de la Fórmula 1 fijaban junio como el primer mes con menos peligro, si la pandemia lo permite quieren llegar a tiempo a Montecarlo. Se trata del escenario más optimista de todos los que manejan, por tanto no el más realista, aunque en las últimas horas, los promotores de estas dos pruebas de envergadura mundial han confirmado que mantienen sus fechas, que las carreras siguen en pie.

El Automobile Club de Monaco aclara en una nota de prensa: "El GP histórico de Mónaco (8-10 de mayo) y el GP de Fórmula 1 (21-24 de mayo) se espera que se celebren en las fechas originales". El anuncio, no obstante, coincide con un cierre de puertas de las oficinas de su sede, el restaurante y la tienda oficial. Este podría ser el inicio del Mundial 2020 si a comienzos de mayo el brote no ha remitido lo suficiente como para organizar el GP de Países Bajos en Zandvoort (inicialmente previsto para el 3 de mayo) y el GP de España en Barcelona (10 de mayo). Son dos carreras que podrían posponerse al verano. El riesgo de la carrera del Principado radica en la complejidad de su circuito: urbano, cortando las calles principales de la ciudad-estado, necesita trabajos de instalación que empiezan hasta dos meses antes y que no podrían alargarse en caso de aplazamiento. Igualmente, parece poco verosímil que pueda celebrarse en agosto interfiriendo en la temporada alta de la Costa Azul.

Mientras tanto, la IndyCar confirma: "Nuestra prioridad es hacer nuestra parte protegiendo la salud pública mientras celebramos la 104ª edición de las 500 Millas de Indianápolis, como está previsto el 24 de mayo. La situación es dinámica mientras estamos coordinados constantemente con las autoridades sanitarias federales, estatales y locales. Estaremos preparados para poner en marcha la carrera si la situación del COVID-19 lo permite". Este año, Fernando Alonso regresará dentro de la estructura del Arrows McLaren Schmidt Peterson y se esperan tres españoles en la parrilla: al asturiano se suman Álex Palou, que disputa el campeonato completo, más Oriol Serviá, un clásico de la prueba del óvalo de Indiana.

La tercera pata de esta Triple Corona del automovilismo la componen las 24 Horas de Le Mans, del 10 al 14 de junio. En este caso, hay casi un mes más de maniobra. El CEO del WEC, Gerard Neveu: "Somos muy conscientes de que la situación cambia rápidamente y ahora mismo no podemos saber si habrá más carreras canceladas (Sebring o Spa ya han sido suspendidas). Seguiremos de cerca las informaciones y actualizaremos con las novedades".