MOTOGP

Lorenzo: "Sin las lesiones me hubiera quedado en Honda"

Jorge Lorenzo asegura que la lesión sufrida en Assen marcó el inicio de su retirada en MotoGP: "No pude encontrar la motivación después".

"Sentí que tenía que ser más cauteloso, podía quedarme paralítico"
DIARIO AS DIARIO AS

Quedaban apenas cuatro minutos para el final de los Libres 1 del Gran Premio de Holanda 2019. Jorge Lorenzo estaba completando una nueva vuelta a lomos de la Honda RC213V cuando en la rápida curva 7 perdió su eje delantero, un arrastrón que terminó con el mallorquín sentado en la grava de Assen tras dar varias volteretas totalmente fuera de control.

Una caída, la sexta de la temporada, que supuso el principio del fin de Lorenzo en el Mundial de MotoGP. Porque el balear admite, en una entrevista a 'BT Sport', que la fractura estable de las vértebras D6 y D8 que sufrió en la octava prueba y le obligó a perderse los Grandes Premios de Alemania, República Checa y Austria 2019, provocó que comenzase a ser más cauteloso y no buscar los límites por temor a quedarse paralítico si sufría un nuevo accidente.

"Este año ha sido una combinación de cosas diferentes: accidentes, una moto que no se ajustaba a mi estilo, falta de motivación y paciencia para esperar otro año...  Y especialmente la edad (32 años). Las lesiones de espalda siempre son difíciles. Son graves, no son como una mano o un pie. En el peor de los casos, puedes quedarte paralíticoSentí que tenía que ser más cauteloso, simplemente no quería caerme más", revela el ex piloto del Repsol Honda.

Jorge Lorenzo repasa el Mundial de MotoGP 2019 asegurando que hasta las pruebas de Montmeló, estaba siendo relativamente competitivo, ya que su desventaja con Marc Márquez era de menos de un segundo por vuelta: "En Le Mans fui cuarto en la segunda sesión de entrenamientos libres, a sólo tres décimas del más rápido. En la carrera quedé undécimo a 14 segundos del ganador, así que estaba menos de un segundo por vuelta. Luego, en Montmelo, pude avanzar al primer grupo en las dos primeras vueltas y estaba yendo muy rápido. Creo que podría haber terminado quinto o sexto en esa carrera, así que hubo una mejora. Luego, en las pruebas de Barcelona, tuve un accidente muy fuerte. Alberto Puig vio las fotos de mi caída y estaba preocupado. Desde entonces, he tenido miedo de lastimarme. Y sólo unos días después, ocurrió otra caída grave en Assen. En ese momento me pregunté qué estaba haciendo aquí. En casa me dije a mí mismo: 'Vamos, hay otra posibilidad'. Pero la verdad es que no pude encontrar la motivación después".

Por último, el de Palma de Mallorca asegura que sin la existencia de estas lesiones, seguramente hubiera cumplido su contrato con la escudería del ala dorada, ya que la experiencia del pasado le enseñaba que podía volver a ganar carreras si tenía paciencia: "Las lesiones aceleraron mi decisión. Sin ellas, me hubiera quedado y hubiera tratado de ser competitivo con la Honda. Es un proceso largo, pero si sigues corriendo, la confianza regresa. Así fue en 2008. En mi año de debut tuve cinco lesiones graves, la última me golpeé en la cabeza y no podía recordar nada. Cuando regresé iba muy lento al principio, pero lentamente las cosas fueron mejorando. Terminé segundo en 2009 y gané el título de 2010. Así que es posible volver al éxito, pero lleva tiempo".

Cabe destacar que este lunes 'La Gazzetta Dello Sport' anunciaba que el tricampeón de MotoGP no sólo estaría muy cerca de regresar a la fábrica de Iwata como probador de la M1 en Europa para trabajar codo con codo con Valentino Rossi y ayudar a 'Il Doctore' a poner punto y final a la hegemonía de Marc Márquez en el campeonato proposición adelantada la semana pasada por 'Motorsport', sino que Jorge podría incluso debutar ya en los test de Sepang así como participar como 'Wild Card' en una carrera a lo largo de 2020, tras no poner ninguna traba Honda a este movimiento.