F1 2020
F1 2020
Carátula de F1 2020

F1 2020, análisis: eterno Káiser

F1 2020 se ha convertido en el homenaje que la leyenda de Michael Schumacher merecía. Así es la entrega más completa de Codemasters hasta la fecha.

El 2020 está siendo un año excepcional para el mundo del deporte. Todas las competiciones pausaron su calendario debido a la crisis sanitaria en la que nos encontramos. Unos, como la Ligue 1 de fútbol, la dieron por concluida; otros, como la Fórmula 1, supieron reinventarse para ofrecer su espectáculo anual.

Es indudable que el trabajo de Codemasters se ha visto afectado durante el desarrollo de F1 2020. Sin embargo, los británicos han sabido despedirse de la actual generación con una entrega sólida, de las más completas que se recuerdan desde que tomaran el testigo de SCE Studio Liverpool allá por 2010. Porque lejos de dormirse en los laureles, su compromiso con la licencia les ha llevado a ampliar una oferta ineludible para todos los amantes del motor.

Mi Equipo: emula a Bruce McLaren

El modo Mi Equipo es la piedra angular sobre la que se sostiene F1 2020. En él podremos emular a los manager de equipo que se enfundaron al mismo tiempo el casco para pilotar sus monoplazas. En la práctica, funciona en paralelo con el modo trayectoria tradicional, con la salvedad de que tendremos que preocuparnos por alcanzar la cúspide del mundial de constructores.

Identidad, poder y sostenibilidad: tres ejes fundamentales que nos permiten sentir desde una perspectiva diferente el juego que recibimos año tras año. En nuestras impresiones, su director nos hablaba de que en ningún caso querían crear una suerte de título de gestión, sino que tuviera el equilibrio ideal entre el peso del pilotaje y lo que ocurre tras el motorhome.

Y lo cierto es que lo consigue. Nada más empezar se nos llevará por el proceso de creación de escudería. Desde el nombre hasta el símbolo, pasando por el primer patrocinador, logotipos y más. En estos primeros pasos se nos comenzará a introducir a las finanzas a través del suministrador de motor. Podremos elegir una de las cuatro existentes en la parrilla, cada una con sus virtudes, defectos y presupuestos para la temporada. Honda será tu punto de entrada más asequible, a costa de un grupo motor que pierde en fiabilidad respecto a sus rivales.

Ir al mercado de pilotos será otra de las tareas encomendadas. Buscar un compañero de equipo será un proceso casi de cazatalentos en los inicios. Podremos bucear entre los pilotos originales de la parrilla de F1 2020 y aquellos que participaron en la F2 de la pasada temporada. Como si de un RPG se tratara, los pilotos se identifican por sus habilidades dentro y fuera de la pista: Reflejos, experiencia, habilidad, ritmo y prestigio. No todos los pilotos aceptarán dejar su puesto para ponerse tras el volante de un equipo recién llegado. Las dudas que genera un proyecto de tamaña envergadura son naturales, de igual forma que ocurriría en la vida real.

Los inicios serán humildes. Si seleccionamos las áreas de trabajo de nuestra escudería, les veremos trabajar en condiciones con el mínimo lujo posible. Ese camino por el mundo de la F1 nos llevará a palpar nuestros progresos incluso desde las pantallas. Si invertimos en mejorar el equipamiento y personal, poco a poco veremos procesos de creación más sofisticados. Este avance se traslada a la forma en la que desarrollarán la evolución del monoplaza. Durante los comienzos solo podrán desarrollar una pieza a la vez, mientras que la probabilidad de fallo es alta.

Querremos solventarlo desde bien pronto, pero como es habitual en la saga, enfatizar recursos en algunas secciones de I+D hará que las menos beneficiadas no se encuentren en el mismo punto de motivación. Si ya de por sí era quisquilloso cuando solo teníamos los cuatro árboles originales, más lo es cuando les dirigimos desde la factoría.

Tu etapa en Mi Equipo se dividirá en dos fases muy diferenciadas. Una, cuando estamos dentro de un Gran Premio, donde la experiencia es similar a lo que ya conocemos. Otra, la novedad, es el periodo entre las fechas señaladas en el calendario. Fuera de los GP tendrás control total sobre las actividades que el equipo realizará en los días libres. En la parte derecha de la pantalla encontraréis de forma aleatoria los eventos que podréis realizar, junto a su duración. No siempre tendréis margen para hacerlas todas, por lo que debéis aseguraros de que recibís el impulso que necesitáis aprovechando el máximo número de días posible.

Las actividades son una mezcla de eventos de publicidad, los relativos a los equipos de I+D y del entrenamiento de los pilotos. Pasar por el simulador es vital si queremos crecer como conductor. Rendimiento que podremos diversificar en otro menú inédito: los rasgos de piloto. Podemos gastar nuestro salario en obtener bonificaciones pasivas tales como obtener más puntos de reputación, tener más turnos preguntas durante las ruedas de prensa… Este añadido afecta a la trayectoria tradicional.

Aunque pueda parecer monótono a lo largo de las carreras, no lo es en absoluto. El estudio ha colocado metas intermedias para poder contar con más opciones de aumentar nuestra cartera. Lo hace a través de los patrocinadores secundarios, quienes podremos contratar durante un periodo limitado de tiempo y nos harán contar con primas económicas si cumplimos sus objetivos. Uno de ellos, por ejemplo, es dar 30 vueltas en las tres sesiones de entrenamiento de un fin de semana. Lucir el logo de quienes te brindan un cheque, ni más ni menos. Tienes 10 temporadas para llevar tu nombre a lo más alto.

Pocos peros podemos añadir a su introducción. Era necesario contar con un modo de juego que rompiera tanto la pared entre piloto y escudería, y qué mejor forma que ser el propietario de uno. Nos hubiera gustado poder contar con más opciones de personalización, que actualmente son escasas. En el momento del análisis, la tienda ingame no se ha abierto, por lo que desconocemos el número de vinilos que podremos adquirir a posteriori. También nos hubiera gustado haber podido contar con patrocinadores reales, aunque es algo que quizá pueda ser difícil de introducir en un juego licenciado de este tipo.

Nuevos asfaltos, mayor número de posibilidades

La temporada original en la vida real nos hubiera dejado el debut de dos nuevos trazados. La marea naranja volvía a recibir un Gran Gremio en casa desde el año 1985. El circuito de Zandvoort tiene un formato bastante peculiar para lo que suele ser habitual. Varias de sus curvas en ángulo recuerdan a los óvalos de la Indycar. Es un circuito rapidísimo, de apenas grandes frenadas, y donde la carga aerodinámica juega un papel fundamental.

Por otro lado, Vietnam albergaría su GP interurbano por los exteriores de la ciudad de Hanoi. Las circunstancias sanitarias han impedido trasladar con la máxima fidelidad lo que se hubiera disputado. Debido a su reciente construcción, tanto los exteriores como la pista en sí se siente por debajo de la calidad habitual. Podremos intentar emular lo que se hubiera disputado de no ser por el coronavirus, pero no está a la misma altura de los habituales o incluso del propio Zandvoort.

Y es que, como decíamos, la COVID-19 entorpeció el flujo de información que Codemasters recibe. Equipos como Mercedes todavía no lucen sus nuevos colores, al igual que los cambios en el monoplaza de McLaren. En próximas semanas llegará una actualización que lo resolverá. Tampoco han podido contar con el rendimiento real de los monoplazas de esta temporada. Los datos actuales del juego son los proporcionados por la FIA antes de su comienzo. Lo que vimos en el Red Bull Ring no lo veremos de lanzamiento en F1 2020. Ni Ferrari sufrirá en las rectas ni Racing Point da el mismo golpe sobre la mesa. Desconocemos en este caso si se valorará su modificación.

F1 2020 análisis meristation
A fecha de lanzamiento, Mercedes no cuenta con sus nuevos colores.

Otro de los cambios relevantes en F1 2020 consiste en el nuevo sistema ERS. En las últimas temporadas se introdujo la gestión individual de la carga de las baterías. Podíamos elegir entre cinco modos de rendimiento que variaban la potencia de energía eléctrica que suministraba el motor híbrido. Ahora se asemeja a la vida real. El equipo es quien lo gestiona, y tú puedes hacer uso de la energía únicamente apretando el botón de adelantamiento. Nos hace centrarnos más en la conducción. Eso sí, nos hubiera gustado que el cambio estuviera en consonancia a su modo de entrenamiento. Sin nada que gestionar, el entrenamiento de ERS ha perdido toda la utilidad.

Podremos elegir la longitud total de la temporada entre 22, 16 o 10 carreras en los modos a largo plazo. Las mejoras en accesibilidad son otro de los puntos que merecen especial atención. F1 2020 te permite seleccionar un control casual o estándar. La primera reduce penalizaciones por tocar superficies fuera de los límites de la pista, además de eliminar opciones en los menús e introducirte de nuevo en la pista tras salir despedido. Por otro lado, el segundo es la experiencia que has tenido durante todos estos años. Incluso se añade la asistencia de una IA que facilita los movimientos del volante, similar a lo que la compañía introdujo en Dirt Rally 2.0. Podremos jugar en modo local con otro jugador.

Hablando de inteligencia artificial, nos gustaría que su comportamiento fuese un poco menos alocado. Seguimos teniendo la sensación de que se encuentran demasiado limitados a la trazada, de pocos recursos frente a lo inverosímil que puede resultar una carrera. Buscan huecos donde no los hay, y en muchas ocasiones terminan estampándose contra nosotros. Afortunadamente, en dificultades más altas las decisiones que toman son más inteligentes, pero sigue siendo una asignatura pendiente de cara a la próxima generación. Este análisis ha sido realizado en PlayStation 4 Pro, en el que el juego rinde por encima de lo visto el año pasado. El framerate se mantiene más consistente, salvo los pequeños tiempos de carga de los modelados, algo en lo que todavía debe mejorar.

Siete estrellas en el cielo de Alemania

F1 2020 es, ante todo, un tremendo homenaje a la figura del Káiser que lideró el deporte a finales de los 90 y principios de los 2000. Michael Schumacher perdura en la memoria de quienes vivieron sus gestas. Su liderazgo en la pista y posterior caída a manos de Fernando Alonso supuso todo un hito en la historia de la Fórmula 1.

Por ello, la edición con su nombre expande el catálogo de experiencias retro que ofrece la franquicia de aquí a unos años atrás. Podremos montarnos en bólidos tan espectaculares como el Ferrari F1-2000, el Benetton B195 de 1995 y su antecesor, el tigre verde B194, para culminar en el sofisticado Jordan 191, el monoplaza que vería nacer a la leyenda.

Todos ellos pueden ser disfrutados a todo lujo de detalles en la exposición, un museo interactivo en el que empaparse de la cultura que nos ha dejado los 70 años de F1. Si no posees el contenido de la edición deluxe, podrás acceder a bólidos tan míticos como el Brawn GP BGP-001, el grandísimo Renault R26, el Williams Fw18 de 1996 y el McLaren Mp4/6, entre otros.

Junto a los contenidos de Schumacher, se incluyen diferentes cosméticos para los vehículos, sus cascos más célebres (incluido su famoso fondo rojo estrellado) y guantes. Como es habitual, se pueden disfrutar en el modo Gran Premio, Campeonatos, Exhibición y Multijugador. Un bonito gesto en la edición donde padre e hijo conviven. Multijugador que sigue la misma tendencia de las últimas entregas, con puntos de encuentro sociales, modo clasificatorio y superlicencia.

CONCLUSIÓN

F1 2020 es la entrega más completa de la saga hasta la fecha. Codemasters ha seguido mejorando un producto ya de por sí a la altura de la licencia que trata. El modo Mi Equipo es de los mejores añadidos de los últimos años. Tiene el punto de gestión óptimo para que conducir siga siendo la principal motivación, salvo que ahora convive con varias capas de profundidad que amplían la experiencia. El cambio en el ERS permite ver más espectáculo si cabe en pista, y los nuevos trazados convierten al juego en la única opción para disfrutarlos esta temporada. Como conclusión, es el homenaje que merecía Michael Schumacher. Pilotar sus monoplazas es una auténtica experiencia que merece la pena vivir, aunque sea de forma virtual.

LO MEJOR

  • El modo Mi Equipo, una nueva forma de entender la Fórmula 1.
  • Mejoras en la accesibilidad.
  • Repleto de contenido del pasado y presente de la competición.
  • Un fantástico homenaje a Michael Schumacher.
  • Modo local y rendimiento mejorado en consola.

LO PEOR

  • El circuito de Hanoi no tiene la misma calidad que los demás.
  • La inteligencia artificial debe mejorar.
9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.