Alan Wake, guía completa

Con nuestra ayuda dejarás de temer a la oscuridad.

GUÍA DE ALAN WAKE

Consejos generales

- El juego posee grandes extensiones de terreno que no tienen utilidad real, aunque la exploración suele recompensarse en forma de objetos y suministros.
- El radar es muy importante, ya que siempre nos indica la dirección en la que deberemos ir, evitando que nos perdamos y siendo siempre una alternativa a tener en cuenta.
- Además del radar, casi siempre (aunque no siempre) podremos guiarnos por la luz: los caminos iluminados y los grandes focos de luz lejanos marcan nuestro objetivo y en más de una ocasión podremos tomar atajos para avanzar más rápido.
- La luz es tu mejor aliado. Todo foco de luz evitará a los enemigos y te recuperará la vida. También puedes recuperar vida estando tranquilo durante un rato. Las bengalas también permiten crear una zona segura en la que estar a salvo y recuperar energías.
- Todos los enemigos (humanos y pájaros) tienen la misma dinámica: eliminarles la oscuridad con luz y acabar con ellos con las armas de fuego que tengamos una vez erradicada la oscuridad que los posee.
- Todos los poltergeist (objetos inanimados poseídos por la oscuridad) tienen la misma dinámica: apuntarles con luz hasta erradicar su oscuridad. Un buen truco es ocultarse detrás de objetos contra los que choquen sin llegar a impactarnos.
- No escatiméis munición y recursos, dado que no se conservan y en determinados momentos siempre los perderemos. No merece la pena guardar munición que nunca podremos utilizar.