King's Quest VII: The Princeless Bride
King's Quest VII: The Princeless Bride

King's Quest VII: The Princeless Bride - Capítulo III

Valanice ha caído en el torbellino que se llevó a su hija Rosella, pero el destino las ha separado y deberán encontrarse.

CAPITULO TERCERO

La iguana gigante es amansada usando un higo chumbo. Hay uno al lado de la puerta en forma de cabeza, pero para sacarla del cactus hay que darle un palo con el palo. ¿Os gusta mi forma de expresarme?

Situación: Valanice busca la forma de encontrar a Rosella. Hay que ayudarla a conocer amistades que la ayudarán más adelante. Cerca de las estatuas se encuentra un gran roble que rezuma sabia por una herida, y un ciervo parlante. Son respectivamente Ceres y Atis. Tras hablar con ambos, la situación se traduce en que es menester conseguir un aceite contra los hombres lobo que habitan los bosques, para lo cual hay que viajar a Falderán.

Solución: tras cruzar el río por un vado cercano a una telaraña gigante, a la manera de Rosella en el capítulo anterior, Valanice recoge la araña con su cesta y libera al pajarillo. Siguiendo su camino a través de la espesura, encuentra las murallas de Falderán. No se puede entrar por la puerta principal, así que es cuestión de abrirse camino por la puerta lateral; luego es menester convencer al archiduque Fifí usando el peine.

Tras hablar con la serpiente mercader, Valanice debe robar la estatua mágica, oculta en algún lugar del ayuntamiento. Para ello primero es necesario visitar la tienda de Fernando Torito, traficante de porcelanas, triste por el robo de su canario "Tesoro". El susodicho canario está en la jaula al lado del quiosco de la serpiente. Tras devolverla a su amo auténtico, éste le entrega una máscara, con la cual es posible colarse en el ayuntamiento. Una vez dentro, primero hay que localizar el despacho y dejar abierto el cajón.

Luego hay que localizar la sala de los espejos y meterse por el central. Recoged del cajón la estatua mágica y usad el peine sobre ella para saber detalles del paradero de Rosella.

Una vez fuera del ayuntamiento, la luna cae sobre el estanque, el pájaro burlón abandona el nido y la serpiente se haya en paradero desconocido. Del nido recoged el duro de madera. Buen momento para visitar la tienda de Fox, pero primero hay que comer sal. Había mucha cerca del Buda, así que me imagino que tenéis provisiones. Una vez en la tienda, cambiad el duro y la máscara por un libro y un pollo de goma. El libro lo podéis cambiar por un cayado en la tienda de antigüedades de la rata miope. Con el cayado podéis recoger la luna del estanque... ¿para qué? Bueno, eso es lo que se supone que hay que hacer...