KÁRATE

Los últimos katas de Sandra: "Quiero regalar mi mejor versión"

Sandra Sánchez habla con AS sobre su retirada. Se despedirá esta temporada como la mejor de siempre, pero, tras colgarse el oro nacional, opta a repetir triple corona para irse a lo grande.

0
Los últimos katas de Sandra: "Quiero regalar mi mejor versión"
Jose Maria Rodriguez Martin RFEK

Una energía que desborda por su intensidad y positivismo, una luchadora incansable, conciencia social y la mejor de todos los tiempos en su disciplina. Todo eso es Sandra Sánchez y todo eso seguirá siendo cuando termine la presente temporada, aunque ya lejos de la competición. La retirada de la karateca es un hecho. Un antes y un después para la historia de las artes marciales y del deporte español. Un regalo con un legado eterno, pero que aún es presente. El pasado fin de semana, en Villamediana de Iregua (La Rioja), la talaverana se proclamó campeona de España por última vez. Por delante, dos tatamis más: el Campeonato de Europa (del 11 al 15 de mayo en Turquía) y los Juegos Mundiales (del 7 al 17 de julio en Estados Unidos). Una gira final para regalarle al público sus mejores katas, como repite una y otra vez en una amable conversación con AS. Como es ella, como se la recordará con el karategi puesto.

"No, no lo soy", asegura cuando responde a si es consciente de todo lo que le espera por delante. Cuando eche la vista atrás, seguramente, tampoco lo será de todo lo vivido. Su trayectoria es de película, literalmente. Al más puro estilo Hilary Swank en Million Dollar Baby, Sandra tuvo que convencer a Jesús del Moral, su técnico y pareja, para que le entrenara. Hasta 2015, con 32 años, no empezó a formar parte del equipo nacional y, desde entonces, no se ha bajado del podio, sumando 58 medallas seguidas. Toda una vida deportiva en la cima del All Time Ranking que, tras seis Europeos y dos Mundiales, tocó el cielo de Tokio con la primera, y exclusiva, medalla de oro en kata, pues el kárate no estará presente en París 2024.

Como carreteras hacia la leyenda, Australia, Emiratos Árabes o Japón; como peajes, esfuerzos inconmensurables - no le gusta la palabra "sacrificio", pues eligió esto porque le "gusta, apasiona y hace feliz" - y un empoderamiento continuo para abrirse paso. Tras un parón obligatoria por duros motivos personales, fueron muchos los que le dieron la espalda, alegando que su momento ya había pasado. Olvidaban, seguramente, que su momento ha sido y será siempre.

Sandra Sánchez en acción durante el Campeonato de España (La Rioja).

Villamediana se lo demostró. "El cariño del público, ver a la grada de esa manera, a mi familia, mi hermano, los amigos... La gente me preguntaba por ellos y decían que parecía la afición de un equipo de fútbol. Se dejaron el alma, no paraban de cantar... Si imaginaba de alguna manera mi último campeonato, ha sido mil veces mejor", resume aún con el vello erizado, pero ya con todas las emociones a buen recaudo. Ante los suyos - "debía ir al Campeonato de España sí o sí, es donde todos podían estar" -, no fue tan sencillo contenerlas. "Antes de la final me decía a mí misma que dejara de sentir tantas cosas y me centrara en hacer el kata, después ya podría abrir la puerta de las emociones y explotar. En el último Kiai se me venían las lágrimas y aún quedaban un par de movimientos, pero tragas como puedes, las empujas para dentro y sigues", confiesa. Sobre el tatami, puede asustar a los neófitos; fuera de él, lo tiene imposible. Es todo luz.

Un aplauso inmenso

Cuando es preguntada sobre la posibilidad de repetir triple corona, lograda en 2021, no termina de responder. Se le escapa una risa con dos significados. El primero, de felicidad; el segundo, se puede adivinar, esconde el silencio de aquello que se sabe, pero no se exterioriza. Sandra prefiere enforcarlo de otra forma: "Quiero llegar al 100%. Quiero despedirme, pero teniendo la sensación de que estoy dejando mis mejores katas, mejores incluso que los de Tokio. Quiero entregarle tanto al público como a los árbitros como a mis compañeros mi mejor versión", explica mientras sus movimientos contagian ilusión. Gajes del oficio.

"Quiero despedirme con la sensación de que estoy dejando mis mejores katas, mejores incluso que los de Tokio"

Sandra Sánchez, leyenda del kárate

Cuando el 17 de julio, en Alabama, se baje del tatami, arrancará su nueva vida. Una más dedicada a la familia, a ella misma y al resto. La inauguración de un 'minigym' en el Hospital de su Talavera natal es muestra de lo último y de un compromiso que, realmente, no es tan nuevo. "Mi idea siempre ha sido que las medallas son algo más. Que sirvan para más cosas positivas. Dentro de mis posibilidades, intento devolver todo el cariño de la gente con actos de los que la población se pueda beneficiar. Mi ciudad, los niños... el 'minigym' me parece muy ilusionante y bonito. Me gustan este tipo de proyectos. Si cada uno aporta su granito de arena podemos hacer una montaña. Es una utopía, puede ser, pero mejor creer en eso", explica mientras se quita méritos. "Aprendo de lo que veo. Y también me encanta pensar que pueda ser un círculo, que lo que yo haga anime a más gente a hacer cosas buenas. Esas alas de mariposa...", deja en el aire. Forman un huracán. Como el aliento de todos aquellos que acompañarán sus últimos katas, "para tener esa sensación que hemos perdido estos dos años atrás, sin público, sin el calor de la gente. Terminar tu kata y el aplauso final...". Uno que debe ser inmenso.